El socialdemócrata Partido Republicano del Pueblo (CHP), el mayor de la oposición en Turquía, ha desplegado delegados para que custodien los votos de las municipales en Estambul, después de que el gubernamental AKP impugnara la votación.

La oposición teme que el islamista Partido Justicia y Desarrollo (AKP), que se niega a reconocer el triunfo del CHP en las elecciones del pasado domingo, pueda manipular las papeletas durante el proceso de recuento de los votos que fueron inicialmente considerados nulos.

La Junta Suprema Electoral no ha presentado aún los resultados definitivos y oficiales de los comicios municipales, aunque ha adelantado que el candidato del CHP a la alcaldía de Estambul, Ekrem Imamoglu, se impuso por un margen de 25.000 votos al del AKP, Binali Yildirim.

El hecho de congregar una quinta parte de la población del país y casi un tercio de su Producto Interior Bruto (PIB) hace que la pérdida de Estambul, si se confirmara, sea algo más que un golpe de imagen para el presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, y su partido, el AKP.

La formación gubernamental ha pedido repetir el escrutinio de los votos no válidos en la mayoría de distritos de Estambul y la YSK aceptó hacerlo, aunque solo en 18 de los 39 distritos de la ciudad porque el CHP objetó con éxito varias de las peticiones del partido gubernamental.

En las redes sociales, varios diputados del CHP han subido fotos de miembros del partido durmiendo encima de las bolsas llenas de papeletas para poder presenciar su nuevo escrutinio y evitar eventuales manipulaciones.

«En cada colegio electoral se sellaron los votos que se consideran válidos. Cada voto válido lo entramos en nuestro sistema. Tenemos nuestra versión de los votos porque estamos en cada mesa electoral. Así hemos podido objetar a las impugnaciones del AKP», comenta a Efe Mehmet Süleyman Türker, abogado y miembro del CHP.

En uno de los 18 distritos, Çatalca, no se realizará el proceso porque durante el recuento del domingo ningún voto se consideró nulo.

«Durante el recuento del domingo cada mesa tenía miembros de todos los partidos y nadie se quejó de irregularidades. Ahora el AKP objeta y pide (un segundo) recuento porque intenta prolongar el anuncio del resultado oficial. Han pedido incluso recuento de votos que fueron considerados válidos», comenta Türker.

La YSK ya ha iniciado el escrutinio de los sufragios cuestionados y el anuncio del resultado oficial de las elecciones se podría prolongar hasta el 13 o 14 de abril.

Mientras, en la red social Twitter se ha popularizado el «hashtag» «Danos el Mazbat (certificado de elecciones)» entre los seguidores del CHP.

No obstante, una cierta demora en la publicación de los resultados oficiales es habitual. En los comicios locales de 2014 no se publicaron hasta ocho días después.

«Los recuentos muestran cuán sin sentido son las objeciones del AKP. En Sile (distrito), de las 115 urnas, los votos del CHP aumentaron en 8, los del AKP no cambiaron. En Beykoz (distrito), los votos del CHP aumentaron en 5 y los del AKP en 2», escribe en un tuit el diputado del CHP Özgür Karabat.

El AKP insiste en que hubo irregularidades durante al considerarse nulos 300.000 votos, mientras que el CHP defiende que el nuevo escrutinio no cambiará el resultado de los comicios.

«Ganamos estas elecciones y tenemos documentos que lo confirman. ¿Por qué el AKP hace esto? ¿Cree realmente que puede cambiar el resultado», declaró a Efe Seyit Torun, vicepresidente de los gobiernos locales del CHP.

Yildirim ha asegurado que si la YSK confirma la victoria de su rival, la aceptará.

«Si el proceso concluye mañana y le dan el certificado a Imamoglu, seré el primero en felicitarlo. Si por lo contrario no gana, esperaré lo mismo de él», dijo el candidato oficialista en una comparecencia ante la prensa.

Por Lara Villalón