La revista de divulgación Jacobin Mag, en su fecha del nacimiento (9 de diciembre), se ha hecho eco de la figura de Dolores Ibárruri, sobre quien exponen que fue la mujer más reconocida a nivel mundial contra el fascismo. A continuación exponemos la traducción de un fragmento de la exposición del rotativo progresista.

La Pasionaria, la mejor oradora española antifascista

Durante la Guerra Civil española, Dolores Ibárruri fue conocida mundialmente como La Pasionaria, la brillante oradora con alma antifascista. Tras su vuelo hacia Moscú en 1939 ella se convertiría en una de las líderes Comunistas.

Dolores Ibárruri, La Pasionaria.

Cuando la República Española cayó en marzo de 1939, después de tres años de guerra civil, cientos de miles de soldados y civiles tuvieron que migrar forzosamente del país, sin embargo tan solo doscientos de ellos fueron admitidos en la Unión Soviética. Dolores Ibárruri  fue la mas reconocida de este selecto grupo, y de este modo la mujer más reconocida a nivel mundial.

Nació el 9 de diciembre de 1895, en una familia de mineros empobrecidos del País Vasco español, pero ya en 1939, era un símbolo de la resistencia española frente al fascismo.

El periodista soviético Mikhail Koltsov describíó, en una de sus primeras columnas en referencia a España, como «hija del pueblo- ayer una simple trabajadora iletrada, hoy una de las referentes del Partido Comunista Español… Una simple mujer española en un traje negro».

En sus memorias, Ibárruri se presenta a sí misma de un modo similar. Una chica joven, una chica que sueña con ser profesora, pero que la pobreza le privó, incluso, de terminar sus estudios.
En 1916 ella se casó con el minero y activista Julián Ruiz, con quien tuvo seis hijos; aunque solamente dos sobrevivieron. Un año después de la Revolución Rusa, ella empezaría a escribir para la prensa de los mineros locales bajo el seudónimo de  “La Pasionaria”.

Fue en 1921 cuando ella y Ruiz comienzan a militar juntos en el recién fundado Partido Comunista de España (PCE).
Para 1933, Ibárruri ya había escalado suficiente en el prtido como para viajar a Moscú y reunirse con el comité ejecutivo de la Comintern.
Ella se convirtió en una figura relevante a nivel internacional, cuando a través de la radio, en julio de 1936, el día después de que se declarara el alzamiento militar contra la República, declaró “¡No pasarán!” . Estas palabras se han convertido en el grito antifascista mas reconocido de toda una era: “They shall not pass!”.

Fuente de este extracto: Jacobin Mag

La lucha por la igualdad y la justicia social

Dolores Ibárruri formó parte de esos republicanos que fueron derrotados durante la Guerra Civil Española, pero nunca nada ni nadie consiguió vencerla ni como mujer, ni como comunista.

Luchó por la República Española y por la defensa de los derechos de las mujeres. Demostró que toda mujer es libre para elegir su propio destino. Así lo hizo ella, tras casarse y negarse a acatar la forma de vida de la mujer de la época, bien resumida en el refrán : “Madre, ¿qué es casar? Hija: hilar, parir y llorar”.

Escribía en el periódico Mundo Obrero, donde encontró su vocación política. Es en esta época donde nace Pasionaria, eligiendo esté seudónimo tras publicar su primer artículo “el minero vizcaíno”, en Semana Santa.

Tras la Guerra Civil, se exilió a la URSS. Allí fue Secretaria General del PCE tras la muerte de José Díaz Ramos. En 1960 pasó a presidir el partido. Después de la muerte de Franco, volvió a España y fue elegida Diputada por Asturias en las primeras elecciones democráticas.

Dolores Ibarruri representa el compromiso con los ideales, la unidad de la clase obrera,  la defensa de la igualdad de las mujeres y la lucha contra el patriarcado y el machismo. Fue capaz de transmitir estas ideas, crear conciencia de clase y animar al pueblo a involucrarse en esa lucha colectiva.

A día de hoy, este pensamiento vive en todos aquellos que plantan cara a los poderosos, que quieren una sociedad más justa, solidaria y libre y saben que esto sólo es posible gracias a la unidad popular y la lucha democrática.

Valiente, decidida, la líder de la lucha comunista, la única mujer que presidió un partido político no femenino. Una mujer que no pasa desapercibida en la historia, por la que caminó dejando una huella de lucha incansable que perdurará siempre.

 

DEJA UNA RESPUESTA