La CEOE cede y, aún recalcando que la medida debe ser temporal, admite que el ingreso mínimo vital es necesario «para no dejar a nadie atrás en este momento excepcional», según indica el propio Antonio Garamendi, presidente de la Confederación.

Los reiterados comentarios de políticos, empresarios ciudadanos y sindicatos a favor del ingreso mínimo vital, parecen haber hecho cambiar de opinión a la CEOE, que acepta ya que es necesaria una garantía de ingresos ante el impacto del coronavirus.

Sin embargo, el presidente de la CEOE ha insistido en que debe ser algo coyuntural y no una ayuda que permanezca cuando el país empiece a funcionar con normalidad.

Garamendi llegó a dejar plantada en una reunión a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, por no ser previamente consultado acerca de la posibilidad de implantar esta medida, que estará en marcha a lo largo del mes de mayo.

Incluso el exministro de economía del PP, Luis de Guindos, que hace unas semanas pedía un ingreso mínimo para afrontar la situación excepcional que vivimos fruto de la pandemia del coronavirus.