“La crisis actual en la región del Sahel nos demuestra las fuerte interrelación entre la seguridad, la estabilidad y las cuestiones de desarrollo”, destacó este jueves la administradora adjunta del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y directora regional para África, Ahunna Eziakonwa.

La representante del PNUD hizo esas declaraciones en un panel dedicado al nexo entre la paz, la seguridad, los derechos humanos, la ayuda humanitaria y el desarrollo en África, celebrado dentro del marco de una Serie de Diálogos sobre ese continente que se celebra en Nueva York durante dos días.

El Sahel es una zona afectada por la escasez de alimentos y la inestabilidad política, y sus debilidades institucionales a diferentes niveles agravan el “complejo contexto del desarrollo”, indicó.

A estos problemas hay que añadirle retos como la pobreza, las desigualdades, el cambio climático o el extremismo violento, entre otros.

Asimismo, indicó que, según los informes del PNUD, uno de los causantes de la inseguridad en las zonas fronterizas es la falta de confianza de los ciudadanos en las instituciones nacionales para proteger sus necesidades básicas en esas áreas.

Agregó que, pese a la inversión realizada en diferentes iniciativas sobre el terreno “su impacto está actualmente amenazado por la volátil situación de seguridad”, por lo que animó a los asistentes al evento a “pensar en el marco de un compromiso colectivo sostenido para trabajar estrechamente en la promoción de la buena gobernanza, la resiliencia y la paz y la seguridad”.

Eziakonwa destacó que el Plan de Apoyo de la ONU para el Sahel “proporciona este marco” ya que “es un instrumento innovador que mira hacia el futuro y promueve una visión positiva de la región, transformando las oportunidades existentes en puntos clave para abordar las causas fundamentales de la vulnerabilidad, incluida la inseguridad”.

La importancia de las Agendas para el desarrollo de la ONU y la UA

Durante la inauguración del encuentro este miércoles, el Secretario General de las Naciones Unidas destacó las sinergias entre la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible y la Agenda 2063 de la Unión Africana.

Guterres consideró que las políticas y enfoques de las dos organizaciones “abordan los mismos problemas y promueven las mismas soluciones”, y sostuvo que para conseguir los objetivos establecidos en ambos programas se “requerirá unidad y solidaridad, tanto dentro del continente como por parte de sus socios globales para el desarrollo”.

También participó en el evento el representante permanente de Bolivia y presidente del Consejo de Seguridad durante el mes de octubre, Sacha Llorenty, quien habló sobre los vínculos entre la paz, la seguridad y el desarrollo.

Llorenty destacó la importancia de las mujeres y los jóvenes en los esfuerzos para conseguir la paz y el desarrollo en África. Asimismo, pidió apoyo político al más alto nivel para asegurar su participación.

La Serie de Diálogos sobre África se celebra este año el 17 y el 18 de octubre en Nueva York en sustitución de la “Semana de África”. El evento y proporciona una plataforma para explorar y promover debates críticos que exploran la interacción entre la paz, la seguridad, los derechos humanos, la ayuda humanitaria y el desarrollo en África.

La edición del 2018 se centra en reforzar los lazos entre las Naciones Unidas y la Unión Africana en materia de paz, seguridad y desarrollo en el continente africano.

Deja un comentario