El diario El País ha noticiado que supuestamente el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, habría encubierto casos de abusos de menores.

En concreto, Sanz, conocía desde 2011 que el sacerdote Jesús Fernández, fallecido dos años después, habría abusado sexualmente de un niño en un seminario entre 1970 y 1970.

El hombre, con iniciales F. J. O., presuntamente habría contactado contactó con el arzobispo por correo, pero fue ignorado. Otra mujer, V. C. escribió a Sanz diciéndole que el sacerdote Eustasio Sánchez, había abusado de ella en la década de los ochenta.

«He leído con atención su carta, en la que me expone la delicada cuestión. Por tratarse de un asunto personal, no veo inconveniente en tratarlo con usted si alguna vez viniese por Oviedo», respondió Jesús Sanz por carta a otro afectado, aunque posteriormente ignoró sus intentos de reunión.

Durante todo este tiempo nunca según relata  El País, cuando comprendió que no le iban a hacer caso, fue en busca de Jesús Fernández a la parroquia de Hevia, en Siero, y le contó que era un seminarista al que había abusado sexualmente: «Se estaba vistiendo para celebrar la misa y le dije: ¿con esas manos que me tocó los testículos va a dar la comunión?» publica el periódico sobre el testimonio de F.J 0.

El arzobispo de Oviedo es señalado también por encubrir supuestamente otro caso de pedofilia de un sacerdote asturiano, Eutanasio Sánchez Fonseca ‘Tito’, tras recibir en 2015 una carta de V. C., una niña a la que habría abusado sexualmente en la década de los ochenta. La madre de la niña había llamado en 2002 al obispado, que en entonces era Carlos Osoro, arzobispo de Madrid en la actualidad, pero no le atendieron. Eutanasio Sánchez continuó como sacerdote hasta que falleció a comienzos de año.

El diario señala que se presentó al Vaticano y la Conferencia Episcopal Española estos testimonios que forman parte del informe con 451 testimonios de niños abusados por sacerdotes para su investigación.

No obstante muchos de los acusados permanecen en sus parroquias o son ocultados en nuevos destinos, según El País, 39 obispos españoles habrían ocultado casos de pederastia.

DEJA UNA RESPUESTA