Fernando Martínez-Vidal, concejal de Vox en el Ayuntamiento de Madrid, pidió la semana pasada a la comisión municipal de Cultura del Consistorio de la capital retirar el monumento en memoria de las 192 víctimas del 11-M por ser “un tubo sucio que no es digno” y “que costó seis millones de euros”.

Estas declaraciones sentaron realmente mal entre los familiares y afectados por el ataque terrorista acaecido en Madrid, aunque estas palabras quedaron en nada puesto que el Ayuntamiento de Madrid se negó rotundamente. “De ninguna manera”, aseguró el alcalde José Luís Martínez-Almeida.

Dada la gravedad de las palabras del político de extrema derecha, la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo ha sacado un comunicado oponiéndose a la propuesta de la formación ultraderechista:

“Todos los monumentos, espacios o placas conmemorativas dedicadas a las víctimas del 11-M en la ciudad de Madrid, en la Comunidad de Madrid, en España y en cualquier lugar del mundo, tienen su valor, nuestro cariño y nuestro reconocimiento”, señalan en el escrito al que ha tenido acceso ElPlural.com.

Según la asociación hay que dejar el Monumento de Atocha, “mejorando la superficie y la valla circundante, ennegrecidas y sucias; mejorando su entorno con un paseo al haberse quitado la gasolinera que había al lado y dotando al monumento de iluminación nocturna”.

Por otra parte, la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo deja claro que las palabras de Martínez-Vidal fueron, cuanto menos, desacertados: “Queda por lo tanto claro que la propuesta de Vox es improcedente”.

“La propuesta de VOX está más cerca de lo que ha hecho el Ayuntamiento de San Agustín de Guadalix con el monumento HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DEL 11 DE MARZO inaugurado en 2005, cambiándolo de lugar en 2014 y soldándole en octubre de 2018 una chapa con los nombres de 242 guardias civiles asesinados por ETA. Una actuación indecente del Ayuntamiento de San Agustín de Guadalix (con Alcalde del Partido Popular) que hemos denunciado públicamente para que el monumento HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DEL 11 DE MARZO sea llevado al lugar en el que estaba y tal y como estaba, solicitando también por nuestra parte un monumento digno a los 242 guardias civiles asesinados por ETA, y no la chapuza que ha hecho el Ayuntamiento de San Agustín de Guadalix, usurpando un monumento dedicado al 11-M, desvirtuando la memoria del 11-M. En definitiva, en nuestra Asociación estamos ‘ojo avizor’ con lo que algunos grupos quieren hacer con monumentos del 11-M: quitarlos, negarlos, ocultarlos o desvirtuarlos”.

Por todo ello, la Asociación pide “a los demás grupos políticos del Ayuntamiento de Madrid que no sean arrastrados por Vox, que no secunden la iniciativa de Vox, que no permitan el ataque de Vox a la memoria del 11-M. Le pedimos a los demás grupos políticos que el Monumento de Atocha, mejorado y más señalizado e iluminado, siga recordando a todos los madrileños y a todos sus visitantes el atentado perpetrado por un célula yihadista el 11 de marzo de 2004 en uno de los cuatro escenarios de los atentados: la estación de Atocha”.