La agresiva y voraz plaga del gusano cogollero del maíz (spodoptera frugiperda) puede amenazar la seguridad alimentaria y los medios de subsistencia de millones de pequeños agricultores en Asia. Según advirtió la FAO, es probable que se propague más allá de la India, con el Sudeste asiático y el sur de China como zonas más expuestas.

Es la primera vez que este gusano se encuentra en Asia. El insecto tiene la capacidad de volar hasta 100 km por noche y de arrasar las cosechas en cualquier época del año, debido al propicio clima tropical y subtropical de la región, lo que significa que siempre hay cultivos y malezas de los cuales el gusano cogollero puede arrasar. Puede comer maíz y otros 80 tipos de cultivos, incluyendo arroz, hortalizas, maní y algodón.

 

El gusano cogollero podría tener un impacto devastador en los productores de maíz y arroz de Asia, en su mayoría pequeños agricultores que dependen de sus cultivos para obtener alimentos y ganarse la vida. Es una amenaza que no podemos ignorar“, afirmó Kundhavi Kadiresan, Subdirectora General de la FAO y Representante Regional para Asia y el Pacífico.

El gusano cogollero del maíz, orginario de América, se ha extendido por África, donde se detectó por primera vez a comienzos de 2016. A principios de 2018, todos excepto diez de los países y territorios africanos han señalado infestaciones, y la plaga ha afectado a millones de hectáreas de maíz y sorgo.

En África, la FAO tomó medidas inmediatas tan pronto como se detectó el gusano cogollero, reuniendo a expertos para compartir conocimientos y experiencias sobre la gestión sostenible de la plaga; desarrollando herramientas (manual para agricultoresaplicaciones para teléfonos móviles, plataforma web, o un mapa de zonas en riesgo: FAWRisk-Map) para crear mecanismos de alerta temprana, vigilancia y respuesta; y apoyar a los países para mitigar el daño causado por la plaga, desarrollar planes de acción y políticas, y capacitar a extensionistas y agricultores.

Hasta la fecha, en África se han puesto en marcha más de 30 proyectos apoyados por la FAO para luchar contra la plaga.

Deja un comentario