La entidad, junto a 103 colectivos de todo el Estado presenta el audiovisual de la campaña «Aquí No», en el que han participado más de 40 personalidades y en que que se reclama la exclusión de las áreas de alto valor ecológico de la implantación de nuevos parques eólicos en el macizo.

Cordillera Cantábrica / Wikimedia Commons

El vídeo de la campaña, de cinco minutos y medio de duración, ha contado con la participación de personas representativas de diferentes ámbitos sociales y culturales como Alberro Uría, Alipio García de Celis, Ana Gaitero, Ángeles Caso, Antonio Gamoneda, Aurelio González Ovies, Cristina Fanjul, David Arango, Eduardo Infante, Emma Álvarez, Esperanza Fernández, Fulgencio Fernández, Ignacio Alonso, Joaquín Araújo, José María Pérez “Peridis”, Julio Lago, Julio Llamazares, “La MODA”, Laura Álvarez, Laura Benito, Lewis Bailey, Manuel Frochoso, Manuel Rivas, Mar Verdejo, María Carnero, María Sánchez, Marta del Riego, Nacho Vegas, Noemí Sabugal, Olga Novo, Patricia Zores, Rodrigo Martínez, Sergio Fernández, “Silvidos y Gemidos”, Sofía Martínez, Susana Vergara, Uxía, Valentín Cabero, Valentín Carrera, Xavier Simón, Xoan Piñón, Xosé Alba, Xurso Souto y Yasmina Álvarez.

Para el grupo «todos ellos representan el sentir de una sociedad civil que manifiesta una clara preocupación por abordar un cambio en el modelo energético, pero también un compromiso porque este se haga respetando la biodiversidad y nuestros valores paisajísticos y humanos«.

Según indica la plataforma en un comunicado, la fiebre incontrolada de nuevos proyectos de aprovechamiento energético de gran envergadura comprometen el futuro de esta zona natural y de sus habitantes por lo que el objetivo de la iniciativa, nacida en otoño de 2020 a partir de un manifiesto, es sensibilizar sobre la necesidad de evitar que estos paisajes únicos sufran el impacto del aluvión de parques eólicos proyectados en el área.

El colectivo recuerda que «es obligado ir más allá de las buenas palabras y las buenas intenciones» en referencia a las declaraciones de Teresa Ribera, Ministra de Transición Ecológica, de que la implantación de las energías renovables debe ir de la mano de la conservación de la biodiversidad, pues para la Plataforma en Defensa de la Cordillera Cantábrica «se hace necesaria una planificación rigurosa» y una zonificación que sea «vinculante» y «no sólo orientativa» como la presentada por su ministerio el pasado diciembre, que contemple áreas de exclusión coincidentes con amplias zonas de alto valor ambiental y paisajístico pues actualmente son más de 6.000 los aerogeneradores implantados desde el norte de Navarra hasta las costas gallegas, en algunos casos incluso en áreas que se encuentran incluídas en la Red Natura 2000.

La asociación incide en que «sólo tenemos una Cordillera Cantábrica y tenemos la obligación y el derecho de cuidarla«, razón por la que no resulta posible seguir implantando nuevos complejos energéticos en unas montañas que históricamente han venido sufriendo la presión humana a través de complejos mineros, centrales térmicas o grandes embalses.