Por Victoria Portas, experta en Seguridad social en la comisión legal COESPE y Modepen y Javier F. Ferrero, director de Contrainformación y Nueva Revolución y codirector de Encontro

La Seguridad Social eliminó todos los sesgos explícitos por cuestión de género y adoptó la misma fórmula para los hombres y para las mujeres en el cálculo de la prestación, por lo que podríamos pensar que hombres y mujeres tienen los mismos derechos laborales.

Lamentablemente, las mujeres se encuentran con mayores impedimentos en su cotización a la Seguridad Social. Las mujeres trabajadoras presentan trayectorias laborales más cortas, suman menos días de cotización y bases de cotización más bajas, acceden a trabajos peor remunerados y, todavía, el motivo principal de la mayor discontinuidad de su trayectoria laboral guarda relación con el abandono del empleo en las edades asociadas con la maternidad y el cuidado de los hijos. En el caso de los hombres, su salida del mercado laboral tiene lugar sobre todo en edades asociadas a la jubilación. Esta diferencia en la cotización por género produce lo que se denomina Brecha de Género.

Según se indica en el informe de la Coordinadora Estatal para la Defensa de las Pensiones Públicas (COESPE) «Brecha de Género: La pobreza tiene cara de mujer», en la actualidad dicha brecha de género se sitúa a nivel estatal en 37,35%. Las mujeres perciben pensiones de casi 6000 euros anuales menos que sus compañeros varones.

El escrito de COESPE indica que esta brecha de género deriva en que, en la práctica, los hombres y las mujeres asumen distintas responsabilidades de ámbito familiar. La lógica que se substrae del Sistema Público de Pensiones es que premia a quienes no se vieron en la tesitura de interrumpir su trayectoria laboral por atender a su familia, penalizando así a las mujeres que son, en su mayoría, las que se dedican a un Trabajo de marcado interés general y social.

El texto de la Coordinadora lanza una pregunta clave: si sobre las mujeres van a continuar recayendo y de un modo mayor todo el trabajo de cuidados, ¿cómo se evitará la toma de permisos/licencias, los trabajos eventuales o a tiempo parcial que definen el empleo de la mujer? ¿No está el sistema potenciando un comportamiento y al mismo tiempo después lo castiga?

Según la Resolución del Parlamento Europeo de junio de 2017, la brecha de género es
un reflejo de la gran cantidad de desigualdades que experimentan las mujeres a lo largo
de la vida y en su carrera profesional, por lo siguientes motivos que expone COESPE en su informe:

a. La brecha salarial: Las mujeres menos remuneración =menos cotización =
menos pensión.

b. La modalidad contractual. Contrato parcial: casi 70% de mujeres (menor
estabilidad / menor cotización / menor pensión). Todo esto motivado por la
conciliación familiar, cuidado de hijos e hijas, de las personas mayores o
dependientes.

c. La segregación ocupacional. Actividades de cuidado, menos prestigiadas social y valoradas económicamente.

d. La economía sumergida y el trabajo en el medio rural. Sectores ocupados en
su gran mayoría que condenan a la pobreza en el presente y en el futuro.

e. Ciertas actividades con normativa específica. Empleadas del hogar

f. Limitaciones en la promoción profesional. El techo de cristal: no promoción = no aumento de salario = no aumento cotización.

g. Carreras de cotización más cortas. Interrupciones y salidas del mercado
laboral: hijos, cuidados familiares. ¿Decisión voluntaria o circunstancial?

h. Medidas de conciliación vida laboral y vida familiar. Cobertura de cotización
sólo dos primeros años. El 50% de reducción horario laboral en el 3º y 4º años. Consecuencias negativas en futura jubilación o incapacidad permanente.

i. Cuidado de familiares, sólo 1 año.

j. Cómputo de beneficios, si se suman (maternidad, cuidado familiar) sólo 5 años en total.

Del informe de la coordinadora puede extraerse como necesario, pues, cambiar la organización social para que todas las personas, incluidas todas las mujeres, puedan mantenerse en sus puestos de trabajo a tiempo completo de manera continua. Esto les concederá ingresos, derechos laborales y pensiones dignas, suficientes y en igualdad.

 

DEJA UNA RESPUESTA