Por Victoria Portas, experta en Seguridad social en la comisión legal COESPE y Modepen y Javier F. Ferrero, director de Contrainformación y Nueva Revolución y codirector de Encontro


En el Sistema que compartimos, basado en un capitalismo sostenido por el consumo, las mujeres representan una mercancía más. Esta sociedad patriarcal y machista visualiza a las mujeres como objetos y no sujetos, se la despoja de sus derechos, convirtiéndose en blanco fácil de dominación y violencia, por parte de los hombres.

Hoy en día, el gran elemento facilitador de las violencias de género es la negación de su existencia como práctica normalizada. La violencia de género es inherente a nuestra organización social, por tanto, entendemos por violencia de género el sistema de dominación patriarcal que es base y justificación de todas las expresiones de violencia de género.

La violencia doméstica es el tipo de violencia de género más conocida e instalada en el imaginario social. Es la que se desarrolla al interior de la pareja y se manifiesta en violencia física, psíquica o emocional y sexual.

Para la desarticulación de las violencias de género se hace fundamental desplazar nuestra crítica desde la violencia en sí hacia la estructuración generalizada, jerárquica y discriminatoria de la sociedad en que vivimos.

Según se indica en el informe de la Coordinadora Estatal para la Defensa de las Pensiones Públicas (COESPE“Brecha de Género: La pobreza tiene cara de mujer” la reforma de las pensiones exacerba la desigualdad y potencia la violencia de género por estas razones:

  1. Porque no parte de la desigual realidad.
  2. No integra un análisis feminista que señale la existencia de roles sexistas, obvia que hay un desigual reparto y jerarquización del mundo productivo y el reproductivo, y no atiende a las diferencias entre hombres y mujeres dentro del mundo productivo.
  3. Parte de la asentada concepción patriarcal del mundo y del trabajo, entendiendo a éste exclusivamente como una de sus formas: el empleo, y dejando fuera toda otra serie de trabajos, como son los cuidados.
  4. Porque es así una ley de y para el «hombre blanco rico».
  5. Es una legislación androcéntrica, que toma al varón como modelo universal y refuerza la ficción de igualdad, haciendo creer que es indistinto hablar de hombres y mujeres, ocultando que unas y otros no vivimos una idéntica realidad.
  6. Los particularismos son necesarios, es indispensable hablar de las condiciones de vida de las mujeres, y dentro de estas habría que señalar las diferencias entre las de la clase dominante, las jóvenes, las inmigrantes, las que viven en hogares mono-marentales… o las mayores y las del mundo rural.

 

Respecto a la Violencia de Género, el informe de COESPE hace constar que:

1/ Queremos una vida sin violencias y vivir sin miedo a ser asesinadas, violadas, explotadas, discriminadas, acosadas, perseguidas, etc. por pretender vivir como mujeres libres. Urge erradicar estas violencias para poder elegir la vida que queremos vivir como personas.

2/ Una mayor protección y más eficiente a las víctimas- niñ@s, mujeres jóvenes y mayores- por parte de los Ayuntamientos y de las CCAA. La administración más cercana a la vida de la ciudadanía es el Ayuntamiento. Por ello consideramos inapelable su implicación en dar amparo, apoyo a las víctimas de la violencia de género, por sus situaciones límites de angustia y vulnerabilidad,  muchas Asociaciones y ONG’s cumplen con estas personas de manera extraordinaria, de forma voluntaria y escasos recursos.

Los gobiernos municipales y autonómicos deben cumplir con los programas que anuncian, dando respuesta en los ámbitos psicológico, de seguridad y económico a las víctimas de la violencia de género, cuyo número no deja de aumentar.

El fin del patriarcado y, con él, la violencia de género, es un trabajo en conjunto por la liberación de ambos sexos, para que el género no sea condicionante ni nos indique como ser sin poder elegir libremente.

Es una tarea de concientización, de desnaturalizar prácticas y de construcción de otras nuevas, de nuevas relaciones más humanas e igualitarias, equitativas sin ningún tipo de discriminación o explotación. Necesitamos avanzar como sociedad, es imperativo acabar con el patriarcado, y las propuestas de COESPE son un primer paso para ello.


Artículos de la serie «La pobreza tiene cara de mujer»:

La pobreza tiene cara de mujer: La desigualdad en el Mercado Laboral

La pobreza tiene cara de mujer: Las tareas domésticas

La pobreza tiene cara de mujer: Servicio doméstico

La pobreza tiene cara de mujer: Impacto de la Brecha sobre la protección social

DEJA UNA RESPUESTA