Por Victoria Portas, experta en Seguridad social en la comisión legal COESPE y Modepen y Javier F. Ferrero, director de Contrainformación y Nueva Revolución y codirector de Encontro


Las mujeres que han trabajado en el empleo de hogar han sufrido todas las discriminaciones imaginables en relación a la cobertura de la Seguridad Social, por lo que el sistema de cálculo de las pensiones de jubilación en función de los años y las bases es totalmente injusto en este sector.

Las condiciones socio-estructurales que recaen sobre la mujer han hecho que las responsabilidades de las tareas domésticas y de cuidados apenas han variado con el paso de los años. Debido a esta mayor dedicación, la mujer siempre ha trabajado y ha aportado valor al Estado con el cuidado del hogar, el trabajo en el campo, (aporte productivo) y la aportación en hijos (aporte reproductivo). Pero todas estas actividades no remuneradas son las que las penalizan a su llegada a la vejez.

En España aún hay en torno a diez millones de mujeres cuya ocupación consiste única y exclusivamente en las labores del hogar. Hace unos años, el INE llevó a cabo un estudio en el que pretendía cifrar con la mayor exactitud posible cuál sería la aportación de las amas de casa españolas al PIB nacional en caso de que su trabajo fuera remunerado. Los datos demostraron que hasta un 27% del mismo podría corresponder a esta actividad que, sin embargo, no es remunerada ni le da acceso a quienes la practican a la prestación de derechos sociales.

Según se indica en el informe de la Coordinadora Estatal para la Defensa de las Pensiones Públicas (COESPE) «Brecha de Género: La pobreza tiene cara de mujer», el 92% de las mujeres se ocupa de media en Europa del cuidado y educación de sus hijos, porcentaje que en España llega al 95%. En cuanto a las tareas domésticas, el 79%de las mujeres en la UE cocinan y/o realizan tareas del hogar a diario (un 84% en España), en comparación con el 34% de los hombres (un 42% en España).

Según el escrito de la Coordinadora, el tiempo que las mujeres tienen que dedicar a labores de cuidados (niños, ancianos, enfermos) y labores domésticas es un trabajo no pagado que les resta oportunidades laborales. Ese factor social es el que determina el menor número de años aportados y en menor cuantía, que lleva a las mujeres a la pobreza en la vejez o en épocas de dependencia e invalidez.

Una de las políticas sociales que ayudarán a mejorar la calidad de vida en la etapa de la jubilación de las mujeres sería el reconocimiento de la economía de cuidados como actividad indispensable para la sostenibilidad de la sociedad al igual que ya ha sido reconocida por otros países.

El Estado tiene que tomar la decisión de dar valor a esa economía de cuidados. Alguna de las soluciones se aporta en el informe de COESPE, como que el estado aportara la cotización durante los años que la mujer dedique al cuidado de los hijos más pequeños o personas dependientes. De este modo, se le otorgaría un valor a dicha actividad equivalente a la que se le atribuye al personal sanitario (enfermera, aux. de Clínica) por el cuidado y atención a los enfermos y personas dependientes y/o ancianos en residencias y asilos.

Otras soluciones que pueden extraerse del escrito de la Coordinadora es acortar el umbral del periodo de carencia, reconocer dentro del tiempo mínimo exigido de cotización los años dedicados a las tareas de cuidados, los denominados carecredits (ejemplo: Francia, Alemania, Finlandia, Suecia, Austria e Italia…) y earningsharing (Reino Unido, Países Bajos), supone que la pareja comparte las contribuciones y los ingresos, de manera que la cotización que efectúe cada miembro se compute al 50%, para que cuando llegue el momento de cobrar la pensión, se considere como si tuvieran derechos individuales. Entendiéndose así, que la división del trabajo que hubiera entre ambos, fue necesaria y merece el reconocimiento por igual, independientemente de que uno se dedicara más a las actividades productivas y el otro más a las domésticas.

Se trata de buscar fórmulas que reconozcan el valor aportado, no solo desde el punto de vista laboral, sino también desde el servicio que se presta al conjunto de la sociedad desde el ámbito de la familia.


Artículos relacionados:

La pobreza tiene cara de mujer: Servicio doméstico

La pobreza tiene cara de mujer: La desigualdad en el Mercado Laboral

1 Comentario

  1. Buen artículo. Y muy de actualidad ahora con el subsidio para mayores de 52 años pues muchas mujeres han dedicado su vida a los cuidados de sus hijos, de familiares enfermos o dependientes y a las labores del hogar…
    Y ahora resulta que se encuentran que tienen más de 52 años (incluso algunas se han separado o divorciado y viven solas) y resulta que por haber dedicado todos esos años a esas tareas se encuentran ahora sin trabajo, sin ingresos y sin derecho al subsidio para mayores de 52 años, que quiere el gobierno recuperar, porque NO Tienen 15 años cotizados a la Seguridad Social.
    Injusticia y falta de humanidad total.

DEJA UNA RESPUESTA