Por Victoria Portas, experta en Seguridad social en la comisión legal COESPE y Modepen y Javier F. Ferrero, director de Contrainformación y Nueva Revolución y codirector de Encontro

La protección social trata de ayudar a los ciudadanos y ciudadanas a hacer frente a una serie de riesgos como la pérdida del puesto de trabajo, la viudedad o de la capacidad de ganar dinero por causas como la invalidez o la vejez. El objetivo es ayudar a la población a atenuar y poder hacer frente a estos riesgos.

Las normas que rigen los sistemas de protección social en España son iguales para todas las personas, pero cuando entramos a analizar cómo están protegidas las personas frente a situaciones de desempleo, jubilación, exclusión social, invalidez, etc., encontramos que existen diferencias en la protección de hombres y mujeres.

 

Prestación de Viudedad

Algunas personas defienden que precisamente quitar las pensiones de viudedad animaría a las mujeres a trabajar asalariadamente. Podría pensarse entonces que actualmente hay paradas por gusto. ¿Mejora en algo las precarias condiciones laborales de las mujeres, incrementa la cuantía media de la pensión a recibir? ¿Se tiene en cuenta todo un trabajo de cuidados realizados por nosotras? Según el informe de la Coordinadora Estatal para la Defensa de las Pensiones Públicas (COESPE“Brecha de Género: La pobreza tiene cara de mujer”, no.

Según se subraya en el texto, la viudedad refleja de forma alarmante la brecha de género. Los hombres perceptores de una pensión de viudedad son un 3,8%  pero un 99% de viudos compatibiliza la pensión de viudedad con el trabajo, con unos ingresos por rentas de trabajo o bien con la pensión de jubilación. Mientras que las mujeres perceptoras de pensión de viudedad equivalen a un 92.37%, para el 90% de ellas es su único ingreso.

A 31 de diciembre de 2017 las pensiones de viudedad percibidas por mujeres son 2.183.658, donde el 63.62% tienen una cuantía por debajo de los 650 €, cuantía a la que llegan gracias a los complementos a mínimos.

 

Pensión a favor de familiares

El informe de COESPE indica que el 71.27% de las beneficiarias de la pensión a favor de familiares son mujeres, cuidadoras que han tenido que renunciar a su vida laboral para llevar a cabo las tareas de cuidados de un familiar, por lo que ha podido luego percibir una pensión a favor de familiares que está vinculada al hecho de no percibir ningún tipo de ingreso.

Cuantías por debajo del umbral de la pobreza con de prestaciones que rondan los 200 € a los 485.10 €, y que tienen claramente un enorme carácter feminizado, se enfatiza en el informe.

COESPE denuncia que es urgente y legítimo dotar de valor económico y de nombre al Trabajo de Cuidados. Por ello, la Coordinadora Estatal EXIGE que la beneficiaria sin ingresos diferentes a los de la Pensión a favor de familiares, tenga derecho a percibir la pensión íntegra que correspondería al familiar fallecido.

 

Prestaciones no contributivas

Pensar que la renuncia a una vida digna, a una carrera profesional, a una independencia económica se compensa con pensiones no contributivas, es pensar que las mujeres no han trabajado y no han aportado al Estado ningún tipo de beneficio.

Según el informe de COESPE, en la actualidad las mujeres representan el 67.63% de las pensiones no contributivas, mayoritariamente mujeres mayores de 70 años y en el medio rural, y  por importes de 366.90 €, por debajo del umbral de la pobreza.

Si pensar que una pensión de 366,90 €/mes es compensar cuidados, hijos e hijas, trabajo doméstico y. principalmente. en el régimen rural trabajo en el campo y ganaderia, está claro que este sistema requiere de un gran cambio interior y exterior.

Dichas pensiones solo demuestran la precariedad en la que viven miles de mujeres  en nuestro país y la desprotección de las mismas por parte del Estado. Esto, según el texto de la Coordinadora, es VIOLENCIA DE ESTADO.

COESPE solicita en su informe la unificación, la igualdad y la equiparación de las pensiones mínimas, sin discriminación de régimen ni sexo. Ni viudedades, ni Clases Pasivas, ni SOVI, ni prestaciones a favor de familiares, ni no contributivas, ni mayores de 65 años, todas con subida lineal e igual a los 1084 €, como marca la Carta Social Europea.


Artículos de la serie «La pobreza tiene cara de mujer»:

La pobreza tiene cara de mujer: La desigualdad en el Mercado Laboral

La pobreza tiene cara de mujer: Las tareas domésticas

La pobreza tiene cara de mujer: Servicio doméstico

La pobreza tiene cara de mujer: Impacto de la Brecha sobre la protección social

La pobreza tiene cara de mujer: La violencia patriarcal en la sociedad

DEJA UNA RESPUESTA