Victoria Portas, experta en Seguridad social en la comisión legal COESPE y Modepen

En enero de 2018, la pensión media de las mujeres fue de 794,46 euros al mes, mientras que la de los hombres alcanzó los 1.244,69 euros. Es decir, existe una diferencia de 450 euros al mes, lo que supone una brecha de género del 36%.

Más de 1,5 millones de mujeres perciben pensiones por debajo de 500 euros.

La configuración del sistema de pensiones español, centrado en ser contributivo, en vez de aliviar las desigualdades de género en el mercado laboral, las perpetúa, al penalizar gravemente a las personas que coticen menos años y por menos importe.

Menor salario, más temporalidad, permisos, excedencias, por maternidad u otros cuidados, inserción más tardía al mercado laboral en un rango de edad de mujeres, trabajos sumergidos…etc, afectan de modo directo al tiempo de cotización, a una menor cuantía de la pensión.

Las últimas reformas del sistema han acentuado esta brecha de género, agravándola considerablemente por diferentes cuestiones. Desde 1985 el periodo de cotización se ha ido ampliando, primero 2 años, luego 8, luego 15 y con la última reforma es necesario para conseguir una pensión de jubilación íntegra unos 38 años de cotización

,si a esto le añadimos que en el  2022 el cálculo de la base reguladora se incrementará hasta los 25 años,  el aumento en la penalización de  las lagunas de cotización y la aplicación del Índice de Revalorización, no solo perpetúa dicha brecha sino que la agudiza . Y todo ello pendiente de la entrada en vigor del  Factor de Sostenibilidad, que perjudicará y mucho las pensiones más bajas.

Aunque, este agravamiento de la desigualdad se intentó compensar concediendo periodos cotizados por hijas/os y por cuidado de dependientes, estos cambios son irrisorios en comparación con la pérdida de las cotizaciones. Por otro lado, nada puede compensar a las mujeres que nunca tuvieron criaturas ni piensan tenerlas pero que también comparten el letrero “menos disponible para el empleo” y que llevará en su frente durante toda su vida fértil mientras continúe este sistema.

En la actualidad un millón de mujeres de más de 65 años carecen de pensión y viven de las migajas de las pensiones de sus maridos, esto también es violencia, VIOLENCIA ECONÓMICA.

Todos los recortes perpetrados contra derechos adquiridos, que han tenido como consecuencia el empobrecimiento generalizado, se han hecho parar salvar al sistema financiero. Desde la Administración pública se ha enriquecido a empresas privadas al aprobar leyes laborales que las han beneficiado.  Si la mal llamada crisis ha provocado problemas a las mujeres  con más virulencia. Mujeres pobres, ancianas y viudas padecen pobreza diaria y no pueden acometer gastos de necesidades básicas.

Reconocer la contribución que realizan las mujeres en el  desarrollo de la sociedad y en el cuidado de la familia.

Exigimos la plena igualdad de género en la conquista de sus derechos sociales.


Artículos de la serie «La pobreza tiene cara de mujer»:

La pobreza tiene cara de mujer: La desigualdad en el Mercado Laboral

La pobreza tiene cara de mujer: Las tareas domésticas

La pobreza tiene cara de mujer: Servicio doméstico

La pobreza tiene cara de mujer: Impacto de la Brecha sobre la protección social

La pobreza tiene cara de mujer: La violencia patriarcal en la sociedad

La pobreza tiene cara de mujer: Prestación de Viudedad, pensión a favor de familiares y prestaciones no contributivas

1 Comentario

  1. Se an empeñado en terminar con nosotros y lo conseguiran como no agamos algo y rapido da la impresion de q nada de esto va con nosotros estamos callados y eso es lo q quieren q sigamos tragando mientras nos destruyen irremediablemente si no lo evitamos mas nis vale q reaccionemos pronto

DEJA UNA RESPUESTA