La Policía de Nicaragua anunció este sábado que no permitirá «ninguna actividad que altere el orden público», a propósito de la protesta estilo «piquetes express» convocada para este día por un movimiento opositor para mostrar su rechazo al Gobierno de Daniel Ortega.

«La Policía Nacional, cumpliendo con lo que manda la Ley de la Policía Nacional, no permitirá ninguna actividad que altere el orden público, amenace o atente contra el derecho constitucional al trabajo, la libre movilización, la integridad física de las personas, familias y de los bienes públicos y privados», señaló esa institución en una declaración.

La opositora Unidad Nacional Azul y Blanco invitó a realizar protestas estilo «piquetes express» este sábado en Nicaragua, en el marco de la crisis que estalló hace casi un año y que ha dejado cientos de muertos y de detenidos, y miles en el exilio.

Los «piquetes express» son una modalidad de protesta similar a las del movimiento ambientalista Greenpeace, que consiste en manifestarse de forma rápida en escenarios que llaman la atención, y luego colgar el momento en las redes sociales.

La Unidad invitó a los nicaragüenses a realizar los «piquetes express» entre las 14.00 y las 16.00 hora local (20.00 a 22.00 GMT) en cualquier espacio público de Nicaragua.

Las protestas deben ser en el menor tiempo posible para evitar que los participantes sean capturados por la Policía, que desde septiembre del año pasado ha prohibido cualquier protesta contra Ortega, de acuerdo con la Unidad.

El pasado sábado más de un centenar de personas fueron arrestadas temporalmente y otras sufrieron lesiones por disparos de balas de goma de la Policía, cuando estaban a punto de participar en una marcha contra Ortega en una zona céntrica de Managua.

En su declaración de hoy, la Policía sostuvo que grupos de personas «violentaron la tranquilidad y seguridad ciudadana, afectaron el orden público, atentaron contra bienes públicos y privados, en algunas zonas de nuestra capital, perjudicando el normal desarrollo de las actividades, comerciales, turísticas y de recreación de nuestro pueblo».

Por tanto, agregó, basado en el artículo 2 de la Ley de la Policía Nacional, que establece que tienen por misión «en todo el territorio nacional, proteger la vida, la integridad y la seguridad de las personas y sus bienes; el libre ejercicio de los derechos y libertades de las personas, garantizar el orden público, la convivencia social, la prevención, la persecución e investigación del delito», no permitirán ninguna actividad al respecto.

La Policía sostuvo que cumple «su deber constitucional de garantizar la seguridad y tranquilidad ciudadana, así como establecer responsabilidades y cargos contra quienes pretendan alterar la paz y la convivencia propias de nuestro pueblo, de nuestra cultura y tradición».

La Unidad Nacional convoca a esas protestas con base en el artículo 54 de la Constitución Política nicaragüense, que «reconoce el derecho de concentración, manifestación y movilización pública de conformidad con la ley».

Las protestas contra Ortega han producido una cantidad no estimada de manifestantes detenidos, de los cuales 802 continúan bajo algún régimen carcelario, según el Comité Pro Liberación de Presas y Presos Políticos.

Nicaragua sufre una grave crisis que ha dejado 325 muertos desde abril de 2018, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos elevan a 561 las víctimas mortales, mientras que el Ejecutivo solo reconoce 199 y denuncia un intento de golpe de Estado.

Suscríbete al boletín gratuito de Contrainformación y únete a los otros 1.382 suscriptores.

close

Suscríbete al boletín gratuito de Contrainformación y únete a los otros 1.382 suscriptores.

DEJA UNA RESPUESTA