Esperanza, víctima de violencia de género, y sus tres hijos de 12,13 y 16 años, el mayor con un 50% de discapacidad, permanecían hasta ahora en una de las viviendas de un bloque okupado y propiedad de Sareb tras ser paralizado un intento de desahucio el pasado 26 de junio.

Poco le ha durado la alegría a esta familia ya que tan solo tres días después el Juzgado de Instrucción Nº4 de Zaragoza autorizó de nuevo el desahucio de Esperanza de la vivienda de la SAREB en la que habita desde hace unos años con sus hijos en el barrio de Torrero.

Este martes poco antes de las 7:30 horas llegaban a la vivienda de Esperanza dos furgones de la Policía y han procedido al desahucio mientras un grupo de personas hacían guardia en las escaleras del portal de la vivienda.

Carmen, una de las voluntarias, ha explicado a través de la cuenta de Twitter de Stop Desahucios que «sin mediar palabra nos ha empujado a la calle de malas maneras. Nos han dejado en un garaje encerrados, como en la puerta de un garaje».

Además ha señalado que no les han dejado coger el móvil para hablar entre ellos o con Esperanza para darle ánimos. «Ahora nos están sacando de uno en uno. Hemos estado retenidas cinco personas», indicaba la activista.

Unos minutos más tarde Stop Desahucios ha informado de que los agentes de Policía han bloqueado el acceso a la calle Orense y ha procedido al desahucio de Esperanza sin dejar a este colectivo antidesahucios ni asistir a la familia.

Stop Desahucios junto con Esperanza iban a reunirse este martes con el departamento de vivienda del Gobierno de Aragón pero no les han dado tiempo. El colectivo ha recordado que el Gobierno de Aragón no está cumpliendo con la Ley 10/16 que recoge que todas las familias vulnerables tienen acceso a una alternativa habitacional en caso de pérdida de su vivienda habitual y no está proporcionando a Esperanza y su familia de vivienda alternativa.

Por ello, Stop Desahucios Zaragoza ha enviado una petición de reunión urgente a todos los grupos políticos de las Cortes de Aragón para que demuestren su compromiso con los derechos humanos y el derecho a la vivienda y hacen un llamamiento para que la ciudadanía participe en todas las convocatorias que en defensa del derecho a la vivienda se realicen en próximas fechas.