Manuel García Castellón, el juez de la Audiencia Nacional encargado del caso Dina, ha solicitaba la semana pasada al Tribunal Supremo que investigase, por ser este aforado, al vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, por cometer presuntamente los delitos de daños informáticos, revelación de secretos y denuncia falsa.

Tras esta polémica decisión, el juez presentaba un escrito ante la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) denunciando una campaña de desprestigio personal y profesional e intimidación que estaba sufriendo en redes sociales.

Sin embargo, dos equipos del Ministerio del Interior están investigando si estas amenazas que ha denunciado García-Castellón provienen del entorno de Vox. Desde este medio ya informábamos en este artículo que ningún medio ha investigado las cuentas están detrás de esta acción y que podría ser de bandera falsa.

Ahora, fuentes policiales explican a La Información que hay abiertas dos averiguaciones en curso en la Policía Nacional. La primera se está llevando a cabo la Comisaría General de Información (CIG) y la segunda se está desarrollando la Brigada Central de Investigación Tecnológica (BIT).

La CIG es la unidad que actúa en redes sociales. La BIT, por su parte, es el órgano específico de la Policía encargado de la investigación y persecución del ciberdelito de ámbito nacional y transnacional.

Esta investigación tratará de averiguar quién le lanzó esas amenazas e insultos y, también, para saber si quiénes los hicieron han participado en otras campañas de desprestigio y difamación. Los autores se enfrentan a un posible delito de injurias.