Las fuerzas de seguridad iraníes han cargado, abriendo fuego, este miércoles contra los cientos de manifestantes que se concentraron en el cementerio de Saqez, en la tumba de Mahsa Amini, para recordar que hace 40 días esta fallecía tras pasar por dependencias policiales al ser detenida por llevar mal colocado el velo.

«La policía antidisturbios disparó a los dolientes que se reunieron en el cementerio para la ceremonia de conmemoración de Mahsa, (…) decenas de personas han sido detenidas», extendió una de las personas presentes a Reuters.

Durante la concentración los eslóganes han seguido la tendencia actual contar el poder del país: «Alí (Jamenei) es derrocado», «muerte al dictador» o «todos somos Masha», han sido algunos de los gritos que han podido escucharse en el cementerio.

Por su parte, el Centro para la Cooperación de los Partidos del Kurdistán en Irán ha instado en un comunicado a reunirse con vestimentas típicas kurdas «junto a las tumbas de los mártires» para conseguir «llenar plazas y calles» en señal de protesta.

La agencia DPA ha apuntado que frente a esto se ha producido un «enorme despliegue policial» por tal de llevar un riguroso control de las movilizaciones, que comenzarían a disolver con gases lacrimógenos.

DEJA UNA RESPUESTA