La Prefectura de Policía de París anunció este viernes que mañana, sábado, se han prohibido las manifestaciones en los Campos Elíseos y en sus alrededores en un intento por evitar que vuelva a haber altercados durante las protestas de los «chalecos amarillos».

En su decreto especificó que también están vetadas las manifestaciones en la plaza del Arco del Triunfo y en las cercanías del Elíseo, sede de la Presidencia francesa, y de la Asamblea Nacional.

La decisión se toma para impedir que esas protestas, que este sábado cumplen su décimo novena jornada, degeneren en los disturbios que la semana pasada acabaron en saqueos o destrozos de decenas de locales en los Campos Elíseos, y en más de 200 detenciones.

El primer ministro, Édouard Philippe, anunció este lunes que se iban a aplicar prohibiciones desde el momento en que se tuviera conocimiento de «la presencia de militantes ultra» con voluntad de causar destrozos.

El entonces responsable de la Prefectura, Michel Delpuech, fue destituido y reemplazado por Didier Lallement, y el Ejecutivo, que ha admitido fallos en el anterior dispositivo de seguridad, ha exigido a este último «impunidad cero» contra los violentos.

La revisión de la estrategia gubernamental para impedir que la situación se escape a su control incluye el despliegue de más militares de la operación antiterrorista Sentinelle para proteger algunos edificios oficiales, una decisión que se ha visto rodeada de polémica.

Aunque el Gobierno recalca que los soldados no estarán en contacto con los manifestantes y defiende que su presencia permitirá al resto de fuerzas del orden centrarse en evitar posibles disturbios, miembros de la oposición y algunos abogados ven su presencia como peligrosa y potencialmente provocadora.

En los cortejos que tengan lugar fuera de los perímetros vetados, las autoridades han prohibido artículos pirotécnicos, sustancias inflamables u objetos destinados a cubrir el rostro para evitar ser identificados, entre otros. Quienes no lo respeten serán multados.

El pasado sábado hubo unos 32.300 manifestantes en toda Francia y de ellos unos 10.000 solo en París. El aumento de la violencia coincidió con un incremento de la participación: el sábado anterior, había habido 28.600 manifestantes en todo el país y unos 3.000 solo en la capital, según cifras del Ministerio del Interior.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario