Periodistas y grupos mediáticos de Australia se defendieron hoy de la acusación de desacato presentada por la fiscalía por haber informado sobre el juicio por pederastia contra el cardenal George Pell contraviniendo una orden judicial.

La demanda afecta a 23 periodistas y 13 grupos, entre ellos The Herald, Weekly Times o News Life que se enfrentan a una pena máxima de cinco años de prisión y multas económicas.

Todos ellos están acusados de «perjudicar o interferir con la debida administración de justicia» por informar del veredicto de un caso contra el prelado cuando este aún se enfrentaba a una segunda causa o por ayudar a medios extranjeros a hacerlo.

Al inicio del juicio contra Pell el juez impuso la prohibición de informar sobre el proceso, incluidos el número y tipo de cargos de que se acusaba el cardenal, a todos los medios de comunicación de cualquier formato accesibles en Australia.

En la primera vista en el tribunal de Melbourne, el abogado que representa a los demandados, Matthew Collins, aseguró hoy que una sentencia condenatoria tendría un «efecto desalentador» para la justicia abierta en el país, según recogió hoy la agencia local AAP.

Collins solicitó más tiempo para organizar la defensa y pidió a la fiscalía que especifique unas acusaciones que cuestionó.

«Ninguna de las publicaciones o emisiones nombró a Pell y ni siquiera se identificaron los cargos por los que fue hallado culpable», dijo el letrado, según AAP.

«En ningún sitio se dice qué es lo que se dice que los demandados hicieron, lo cual es necesario para un desacato de este tipo», añadió Collins durante la vista en la que no compareció ninguno de los demandados.

El juez John Dixon ordenó a la fiscalía proporcionar una declaración más detallada de su acusación antes del 20 de mayo y fijó el 26 de junio para reanudar el caso.

Pell, de 77 años, fue hallado culpable en diciembre de cinco delitos de pederastia, uno de ellos por penetración oral, contra dos niños del coro de la catedral de Melbourne en la década de 1990.

Varios medios internacionales divulgaron el veredicto pero los medios australianos tuvieron que someterse al apagón informativo debido a unas restricciones que el juez levantó el 26 de febrero, cuando se sobreseyó el segundo caso contra el exnúmero 3 del Vaticano.

El cardenal fue condenado el 13 de marzo a seis años de cárcel por los cinco delitos de abusos sexuales a menores.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario