Una luna de miel de ensueño, con destinos tan exóticos como Samoa, Camboya o Fiji, pero que también recaló en países como México y Estados Unidos. Ese fue el regalo bodas del entonces rey de España, Juan Carlos I, a su hijo, todavía príncipe de Asturias en 2004, y su esposa, Letizia Ortiz.

La investigación tuvo que ser llevada por un diario británico, The Telegraph, el mismo que desveló el otro gran escándalo de estas últimas semanas: que Felipe VI era beneficiario de dos fundaciones vinculadas a don Juan Carlos en Suiza.

Este hecho, que los medios de otros países publiquen sobre la Casa Real, choca frontalmente con las portadas de la prensa española, que directamente ignora estas noticias, lo que supone una enorme falta de rigor informativo y una vergüenza para la profesión.

Las portadas de ayer, día 23, pasan por la gestión sanitaria de Madrid y los pactos de Gobierno (El País y El Periódico), Villarejo y Marlasca (El Mundo), Felipe González (ABC) y el coronavirus (La Razón, La Vanguardia o La Voz de Galicia). Ni una sola mención, ni tan siquiera en un pequeño apartado. Servilismo editorial al servicio de la corona.

ABC
El País
El Mundo
La Razón
La Vanguardia
La Voz de Galicia
El Periódico de Catalunya(Castellano)