El diálogo y la negociación son el único camino viable para la crisis que se vive en Venezuela, dijo este martes la presidenta de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), María Fernanda Espinosa, en Ciudad de México.

Espinosa reconoció que existe «una profunda preocupación por la crisis que hay en Venezuela» y recordó que entre los Estados miembros de la ONU «hay distintas posiciones sobre la situación» en la nación sudamericana.

A pesar de las diferencia dijo que hay «un hilo conductor y una coincidencia» como señala el derecho internacional y la carta constitutiva de la ONU, donde se privilegia la solución pacífica de los conflictos, la no intervención armada y el diálogo como única vía.

Recordó que existe un proceso de negociación sobre el que se han alineado varias iniciativas que están en marcha como el Grupo de Contacto Internacional (GCI), conformado por la Unión Europea (UE) y algunos países de América Latina, además del mecanismo de Montevideo, que integran Uruguay y México.

«Ese es el camino a transitar y de acompañar a las partes interesadas en avanzar. Un proceso de diálogo y negociación creo que es el único camino viable y eso lo que ha dicho el secretario general (António Guterres) y ha ofrecido los buenos oficios de la ONU cuando las condiciones se den para un proceso serio de negociación», dijo Espinosa.

Señaló que la preocupación de la ONU «son los venezolanos que están sufriendo» debido a que existe una situación humanitaria compleja, y recordó que se han impuesto sanciones a Venezuela, lo que «limita la posibilidad de atender las necesidades de los venezolanos».

«La solución tiene que darse entre los venezolanos, mediante un proceso de negociación y diálogo, (el cual) tiene que estar fuertemente marcado por la voluntad y el deseo político de todos los actores en Venezuela», finalizó Espinosa.

Esta mañana cientos de venezolanos cruzaron el puente internacional Simón Bolívar, que comunica al estado venezolano del Táchira con el municipio colombiano de Cúcuta, luego de romper las barreras de seguridad de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) para llegar a suelo colombiano.

El pasado 15 de marzo, la Policía colombiana implementó controles para los migrantes que cruzan por los pasos ilegales.

Espinosa hizo una visita de trabajo de dos días a México que calificó de «intensa y productiva» y recordó que ese fue el primer país de América Latina que visita desde que asumió su cargo, hace seis meses.