Las mujeres trabajan principalmente en actividades o sectores relacionados con la atención o cuidado a terceros y en la educación, mientras que los hombres, en trabajos de dirección, manuales y técnicos. «El mercado laboral presenta una clara segregación de género tanto vertical, en el acceso a puestos de dirección, como horizontal ya que existen sectores muy feminizados y otros muy masculinizados«, ha señalado Ana García de la Torre, Secretaria de Salud Laboral y Medioambiente de UGT, en unas jornadas organizadas por el sindicato en Zaragoza.

La propia Agencia Europea de Seguridad y Salud en el Trabajo, en 2003, propuso que la perspectiva de género fuese tenida en cuenta en la futuras Directivas europeas sobre seguridad y salud en el trabajo. Pero la realidad es que hay una falta de consideración del género de la persona trabajadora en las evaluaciones de riesgos, de lo que se derivan, una menor atención y recursos a la prevención de los riesgos laborales que afectan a mujeres. Según la Secretaria, a lo largo de los años «es evidente que este aspecto no ha sido tenido en cuenta en las políticas de salud laboral. Cuando encontramos algo es en relación con una mayor protección de los temas relacionados con la maternidad y situaciones vinculadas a ésta».

La igualdad de género es un derecho humano fundamental, recogido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. «La OIT viene alertando de las desigualdades existentes en la actualidad y de la importancia de incluir la perspectiva de género en la gestión empresarial, y por tanto en la prevención de riesgos laborales, ya que es parte inherente a la gestión empresarial«, ha manifestado Ana García.

García de la Torre ha destacado, en este sentido, que la perspectiva de género debe tenerse en cuenta a en los convenios colectivos a la hora de negociar todos los aspectos relacionados con la prevención de riesgos laborales. En este sentido, ha resaltado que los delegados y delegadas de prevención tienen que prestar especial atención a los casos de discriminación en las empresas, aligual que de acoso ante los que se deben prestar apoyo a la víctima e instar a que se tomen medidas cautelares en tanto no termine la investigación.

La corresponsabilidad: una tarea urgente para acabar con la precariedad laboral de las mujeres

La discriminación por género forma también parte de la campaña que ha puesto en marcha UGT con el título «en el entorno laboral los monstruos existen…» #AcabaconlosMonstruos, que denuncia y sensibiliza sobre algunos riesgos que llamamos «MONSTRUOS» y que pueden poner en peligro nuestra vida y nuestra salud.  En este caso, el riesgo es la precariedad y el empeoramiento de las condiciones laborales que hacen que sufran más riesgos psicosociales y las patología derivadas de estos. La precariedad tiene cara de mujer.

Esta campaña, que se desarrolla en 7 videos sobre trastorno muscolosquelético, el uso inadecuado de las nuevas tecnologías TICs, amianto, gas radón, género y envejecimiento, y se complementa otra campaña sobre siniestralidad laboral #NiunaMuerteMás

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario