El reconocido escritor Arturo Pérez-Reverte ha vuelto a generar polémica al expresar sus opiniones respecto a la monarquía, el rey Felipe VI, la princesa Leonor y el panorama político en España en una reciente entrevista en el programa televisivo «El Hormiguero».

Pérez-Reverte ha asegurado que él es republicano debido a su «educación, formación, y cultura», y matizó: «Pero soy español y ahí es el factor condicionante». Según su opinión sobre una república, ésta debería estar liderada por «una persona de prestigio, serena, culta, estable, alguien capaz de dar serenidad a un país». Sin embargo, a su juicio, en España no hay ni una sola persona que pueda hacer ese papel.

El autor mencionó figuras como Anguita, Tierno Galván y Fraga Iribarne como ejemplos de la talla necesaria para tal función, pero señaló la ausencia de tales líderes en la actualidad política, expresando su preocupación ante la posibilidad de una república guiada por la actual clase política, lo cual considera sería caótico.

La princesa Leonor vista desde los ojos de Pérez-Reverte
La princesa Leonor vista desde los ojos de Pérez-Reverte

Pérez-Reverte se autodefinió como «monárquico por defensa propia». No obstante, hizo mención de Juan Carlos I, indicando que está «pagando sus errores» y prediciendo que «morirá en el exilio».

Sobre el actual monarca, Felipe VI, expresó un juicio favorable, describiéndolo como alguien que ama a España y posee un verdadero patriotismo. Destacó que, a diferencia de sus raíces borbónicas, se asemeja más a su madre y lo calificó como «una muy buena persona».

En cuanto a la princesa Leonor, Pérez-Reverte compartió su impresión personal, apuntando que la joven se asemeja más a su padre que a su abuelo: «Es más Grecia que Borbón o esa es mi impresión».

El escritor también hizo comentarios sobre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, mostrando un interés particular en su personalidad. Lo describió como un personaje «profundamente amoral», fascinándose por su comportamiento, afirmando que para una novela lo retrataría como un «malo maquiavélico».

DEJA UNA RESPUESTA