De cara a las elecciones de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, presidente de la Junta de Castilla y León y del Partido Popular en la comunidad, ha tomado la vía poco legítima para arañar votos en los comicios. Esta vez ha jugado al embuste con unas declaraciones de Alberto Garzón. El representante del PP ha difundido a través de su cuenta de Twitter un mensaje para generar confusión sobre unas palabras del ministro de Consumo, Alberto Garzón.

Mañueco ha reclamado la dimisión del mandatario del Gobierno central por un supuesto «ataque» a los ganaderos de Castilla y León. La información que acompaña al mensaje señala de forma descontextualizada que el ministro afirma que España vende carne de mala calidad.

El PP, al igual que ocurrió con la polémica de la «guerra del chuletón», se ha lanzado a criticar a Garzón.

Garzón ha respondo a Mañueco: «Esto es lo que dije sobre la ganadería de Castilla y León en la entrevista citada: ¡un justo elogio de la ganadería extensiva! Pero el señor Mañueco está desesperado por los votos de ultraderecha y por eso recurre a la mentira y manipulación de los lobbies. Ojalá rectifique».

En el texto, se matiza que Garzón no habló de «carne de mala calidad», sino de «carne de peor calidad».

Atendiendo a las palabras del ministro, la crítica va dirigida al tipo de ganadería, no a ninguna zona concreta de España. Garzón defiende la ganadería extensiva y carga contra el modelo de megagranjas, explicando que «no es en absoluto sostenible» ya que «contaminan el suelo, contaminan el agua y luego exportan carne de mala calidad de animales maltratados «.

Y así lo ha hecho notar publicando la transcripción traducida, para evitar equívocos.

Los tuiteros no han tardado en responder a la polémica, incluso, ironizando con el nivel de inglés del presidente de la Junta.

DEJA UNA RESPUESTA