Este martes, 22 de septiembre, por la tarde está previsto que se pueda debatir en el Pleno del Congreso español la PNL que pide la regularización de todas las personas migrantes y refugiadas que viven en el país.
Una iniciativa que se ha trabajado desde la Coordinadora Obrim Fronteres y la
plataforma #RegularizacionYa durante meses.

La PNL, registrada el 19 de junio, insta al Gobierno a iniciar un proceso de
regularización amplio, permanente y sin condiciones- que incluya a todas las
personas y no sólo a las que pertenecen a un sector o situación-, y cuenta con el
apoyo del Grupo Parlamentario Republicano, el Grupo Parlamentario Confederal
Unidas Podemos- en Común Podem- Galicia en Común, el Grupo Parlamentario
Euskal Herria Bildu, la Candidatura de Unidad Popular (CUP) y el Grupo
Parlamentario Plural (Más País Equo, Compromís, Junts Per Catalunya y Bloque
Nacionalista Galego).

Entre las trece demandas recogidas en la propuesta, se incluye la regularización de
las más de 600.000 personas migrantes en situación administrativa irregular que se
calcula viven en España, el otorgamiento de un permiso de trabajo para todas las
mayores de 16 años (en igualdad de condiciones con las personas de nacionalidad
española y sin discriminación por ámbito laboral), el acceso efectivo al padrón a
todos los municipios del Estado, el desarrollo del reglamento de la ley de protección
internacional para garantizar una acogida digna y la acceso real a este derecho…
pero se encuentran también medidas para asegurar los derechos y la protección de
la infancia migrante, como la eliminación de las pruebas osseomètriques o la
implementación de mecanismos de regularización «expeditivos, flexibles y
simplificados» para la infancia, nacida o no en España, descendiente de personas
migrantes. Igualmente, la PNL apunta a un cambio en las políticas migratorias,
empezando por el cierre permanente de los CIE y los CETI, el traslado a la
península de las personas que están bloqueadas en estos centros de Ceuta y
Melilla o en los equipamientos de las Canarias, el fin de las devoluciones en caliente
y exprés, acabar con las paradas, identificaciones y/o detenciones basadas en el perfil étnico y dotar de recursos materiales y humanos a las oficinas de extranjería y
de asilo para acabar con problemas como el de la obtención de citas.

Todas estas medidas son un paso adelante para acabar con las políticas racistas y
seguir caminando hacia unas políticas que pongan la vida en el centro, que busquen
el bienestar de todas las personas y entiendan la migración como un elemento
natural de la sociedad, reconociendo el derecho de las personas a moverse y
permanecer allí donde quieran desarrollar su proyecto vital.
Desde la Coordinadora Obrim Fronteres trabajamos diariamente en muchos de
estos ámbitos, desde el empadronamiento hasta el acompañamiento de jóvenes o la
demanda de vías legales y seguras. Sin embargo, con la crisis de la COVID_19
hemos observado cómo las personas que nos rodean y que no gozan de los
privilegios del norte global, han sido especialmente golpeadas por esta pandemia y
dejadas de lado por las administraciones. Mientras muchas de ellas han estado en
la primera línea garantizando la provisión de alimentos a nuestros hogares y de
cuidados a las personas mayores o enfermas, por parte del Gobierno hemos visto
más palabras bonitas que hechos. Por ello decidimos iniciar la campaña
#Regularitzacioxtotes que ha culminado en la PNL que se debate hoy. En estos
momentos, estamos convencidas de que es necesaria una regularización amplia y
permanente, para realmente no dejar a nadie atrás, por justicia social y por
equiparación de derechos entre todas las personas.
Ahora toca ver qué posición toma el llamado «gobierno más progresista de la
historia», el «más de izquierdas», y comprobar si, finalmente, las palabras se
traducen en hechos o una vez más quedan en discursos vacíos que seguirán
empujando más y más personas, hombres y mujeres, padres y madres, hijos e hijas,
hermanos y hermanas, vecinos y vecinas a la exclusión social por no disponer de
unos papeles que el mismo Estado y el mismo sistema les niega.
Para salir de esta crisis en igualdad de condiciones y oportunidades, afirmamos que
es necesaria y urgente una regularización de todas las personas migrantes que
viven en España.