La protesta organizada por vigésimo primer sábado consecutivo por los «chalecos amarillos» registró hoy su nivel de participación más bajo desde el inicio del movimiento contestatario a mediados de noviembre, con 22.300 personas en toda Francia y 3.500 en París.

El recuento ofrecido por los «chalecos amarillos», no obstante, contrastó con el del Ministerio del Interior y elevó la cifra a un mínimo de 73.420 en el país.

El sábado pasado, el Gobierno dio cuenta de la presencia de 33.700 personas en las diferentes protestas, de ellas unas 4.000 en París, mientras que los manifestantes aseguraron que había habido 102.700 asistentes.

Hasta las 18.30 (16.30 GMT), este sábado fueron detenidas en París 43 personas, según la Prefectura de Policía parisina, que destacó que la jornada transcurrió sin incidentes destacables.

Para evitar los fuertes altercados de mediados de marzo, las autoridades locales habían prohibido manifestarse en los Campos Elíseos, la plaza del Arco del Triunfo y una amplia zona entre el Palacio del Elíseo, sede de la presidencia francesa, y la Asamblea Nacional.

Esta última manifestación fue la primera después del final del gran debate nacional lanzado por el presidente, Emmanuel Macron, en busca de respuestas a la crisis provocada por los «chalecos amarillos».

Aunque ese diálogo se cerró oficialmente el pasado 15 de marzo, Macron tuvo el último debate el pasado jueves. El Gobierno ofrecerá un adelanto de las conclusiones esta semana, y los anuncios del jefe del Estado al respecto están previstos para mediados de abril.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario