La publicidad de Mercadona difundida a través de los medios de comunicación y de las publicaciones de influencers reconocidos (y no tan reconocidos) ha llegado a un punto en el que abruma y tinta cualquier paraje habido y por haber en las redes sociales.

En la roda de prensa celebrada el 20 de abril de 2021, en la que Juan Roig hizo balance del ejercicio 2020 envió un mensaje claro, que recogía La Directa: «El año pasado Mercadona compró productos españoles por un valor de 21.138 euros. La empresa representa un 2’22% del PIB español, el 3’9% de los lugares de trabajo – algo cuestionable – y el 2’2% de la recaptación fiscal de las administraciones públicas».

De otro modo, Roig, auguraba que sus buenas nuevas al Estado le iríanbien las cosas, too big to fail que dicen los ingleses.

Desde esta premisa de absoluto poder y de las buenas relaciones de Roig con el poder político y las grandes corporaciones mediáticas, «hacen que todo fluya».

Mercadona

Supuestamente, Mercadona no contrata publicidad a los medios, sin embargo, aparecen en ellos a diario e indirectamente ofrecen «material gratuito» a diarios, radios, agencias y televisiones.

Esta publicidad suele tratarse de información engañosa, que llevaría al consumidor a un equívoco flagrante.

La Directa lo ejemplifica utilizando con el anuncio de la reducción de plástico en los envases de la pizza de Mercadona que, además, serían presuntamente reciclables.

Este comunicado, que decía que Mercadona se despedía de los plásticos, redactado como una noticia, se reprodujo en la COPE, Agencia EFE, 20 minutos.

No obstante, una vez contrastada la información con fuentes de la misma empresa, desde La Directa confirman que la reducción de plástico solamente sería de un 25% y de manera gradual hasta 2025.

El quid de la cuestión reside en que pese a Mercadona, presuntamente no paga publicidad, existen intereses traspuestos, que atañen a la editorial, y es que «las pizzas de Mercadona se fabrican en Casa Tarradellas, una de las marcas que se anuncia en estos medios de comunicación» – por aquel entonces aparecía en el 20 minutos – añadían desde el rotativo.

Este ‘modus operandi’ se reitera constantemente y de forma encubierta en diarios, webs o televisiones.

Así que a pesar de que Mercadona asegura que no paga publicidad a los medios, las empresas que elaboran sus marcas blancas son las que destinan grandes cantidades de presupuesto anual a los anuncios.

Cada vez más, con tal de captar un consumidor de otra generación, tales estrategia ha comenzado a llevarse a través de los influencers.

DEJA UNA RESPUESTA