El Banco de España ha elevado a 65.725 millones de euros el coste de las ayudas al sector financiero durante la crisis. Según la información actualizada por la institución, este nuevo cálculo supone un incremento de 1.376 millones frente a la estimación de hace un año y en gran medida se explica porque el FROB, como principal accionista de Bankia y BMN, valora ahora en 9.560 millones su participación, y no en los 9.857 millones de noviembre de 2018.

De entre todas las entidades a las que se le ha ayudado con dinero público, ya solo está previsto recuperar parte del que se dio a Bankia. No obstante, el organismo ha revisado el importe recuperable de la entidad desde los 9.857 millones de hace un año hasta los 9.560 millones.

Las acciones de Bankia han perdido más de un 40% de su valor en los últimos doce meses, de modo que han pasado de valer 2,891 euros por título, a 1,725 euros, según el precio unitario de cierre de ayer. Este comportamiento hace prever que su valor en Bolsa no se recuperará lo suficiente como para que el Estado reponga en las arcas públicas los 24.069 millones inyectados en la entidad antes de 2021.

En respuesta a esto, Oscar Camps, el fundador y director de la ONG badalonesa Proactiva Open Arms, ha querido dar su punto de vista sobre el dinero público perdido en este rescate comparándolo los problemas con los que se encuentran los migrantes que llegan a España, donde desde la derecha se usa a menudo el problema económico para mantenerlos.

«El número de migrantes que entraron irregularmente por el sur de España en 2018 fueron 64.183 en total», comienza diciendo Camps en su cuenta oficial de Twitter. «El Banco de España eleva a 65.725 millones el coste del rescate a la banca. Sale a millón por cabeza, pero el verdadero problema es la migración», destacó el fundador de Open Arms.

Un mensaje que da que pensar y nos señala las prioridades de nuestros mandamases: el dinero por encima de las personas.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario