El Pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado la modificación de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, a propuesta del Partido Popular, con el  apoyo de PNV, Ciudadanos y PDeCAT. La nueva Ley permitirá la suelta en el medio ambiente de especies exóticas invasoras para ser explotadas con fines comerciales, contraviniendo incluso el criterio científico y la sentencia 637/2016 del Tribunal Supremo.

Según el coportavoz de EQUO y diputado del Grupo Confederal Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, Juantxo López de Uralde, “Hoy termina aquí el proceso de reforma de la Ley de Biodiversidad y, con él, termina también el proceso de contrarreforma medioambiental del Partido Popular, para el que ha contado, en su fase final con el apoyo de Ciudadanos. En todos sus aspectos, esta contrarreforma medioambiental tiene un denominador común, y es la defensa de intereses económicos concretos frente a la defensa del patrimonio natural común”.

La Ley de Biodiversidad era la única ley medioambiental que le faltaba al Partido Popular por reformar desde que llegó al poder, para culminar su contrarreforma ambiental. La reforma de esta ley, que ha contado con el voto en contra del grupo parlamentario UP-ECP-EM y del PSOE, ERC y Compromís, responde a la presión de intereses económicos concretos, tal como ha ido ocurriendo con la modificación de las leyes de Costas, Montes, Impacto Ambiental y Parques Nacionales.

“La reforma de esta Ley se hace en contra del criterio científico: a lo largo de todo el proceso no ha habido ni un sólo científico que haya defendido su modificación”, ha recordado López de Uralde, que además ha criticado que “esta reforma es, desde el punto de vista legal, una estratagema para eludir la sentencia del Tribunal Supremo y un ejemplo claro de vulneración del derecho de tutela judicial efectiva y del principio de separación de poderes”.

Deja un comentario