Podemos y Ciudadanos han constatado este jueves su entendimiento en el objetivo de conseguir un sistema electoral más proporcional. Tras más de una hora de reunión, Irene Montero y Juan Carlos Girauta, los portavoces de Unidos Podemos y Ciudadanos, han trasladado en rueda de prensa su coincidencia total en el objetivo de reformar la ley electoral para conseguir un sistema más proporcional, lo que les ha llevado a ser optimistas ante la posibilidad de atraer al PSOE a una reforma electoral.

Con la sintonía que hemos encontrado hoy, me da la sensación de que los trabajos irán más rápido que lentos para que a lo largo de 2018 podamos votar en la Cámara una reforma de la ley electoral”, ha asegurado Montero en la rueda de prensa ofrecida tras la reunión.

La reunión ha ido bien. En esta materia compartimos objetivos”, han sido las declaraciones de Girauta en una entrevista concedida al Canal 24 horas de RTVE.

Propuestas razonables

Lo que ambas formaciones quieren lograr principalmente con esta reforma es acabar con la tradicional sobrerrepresentación de los dos grandes partidos, PP y PSOE, y acercarlo a una proporcionalidad más pura. En España se usa el sistema d’Hondt y Unidos Podemos y Ciudadanos proponen el Sainte-Laguë, que ya se emplea en Alemania, Suecia o Dinamarca.

Otro objetivo es aumentar el número de mujeres en política. Actualmente la ley electoral exige que el 40% de las candidaturas sean mujeres, aunque la distribución de estas en la papeleta hace que no alcancen ese número en representación en los parlamentos. Ambas formaciones buscan garantizar por ley el 50% de mujeres en las listas y blindar su presencia con un sistema “cremallera” que obligue a alternar un candidato de cada sexo.

Una tercera medida es la necesidad de eliminar el “voto rogado”, la figura por la que los españoles residentes en el extranjero tienen que demandar su derecho al voto. Esta norma fue implantada en la ley electoral en 2011 con el voto favorable de PP, PSOE y CiU y redujo el voto desde el exterior del 31% a entre un 4% y un 6%.

Las dos formaciones ponen énfasis en reducir el el coste de las campañas electorales de cada partido a las arcas públicas. Un ejemplo es el mailing, el envío a cada hogar de propaganda y papeletas de los diferentes partidos. Ahora, cada candidatura envía la suya. La propuesta es que el envío se haga de forma conjunta en un único sobre.

Por último, la intención de Podemos y Ciudadanos es blindar los debates electorales entre candidatos a la Presidencia del Gobierno. La propuesta es que se celebren un mínimo de dos y, al menos, uno de ellos en una televisión pública.

 

Deja un comentario