Xoán Bascuas

Quién haya leído este titular y aún no haya expresado su hartazgo por este tipo de juego de palabras, intuirá que yo también hable de la dimisión de Cristina Cifuentes. Y no defraudaré a quién así lo espere. Pero no menos cierto es que hablaré de algo más importante que ella: la democracia y de su regeneración.

Aún permanece en nuestras memorias el resonar de las palabras transparencia y regeneración con la voz de la hasta ahora presidenta de la Comunidad de Madrid. Ella había llegado para poner en luz allí donde la oscuridad de la sospecha había llevado sobre los sucesivos jefes de gobierno regional madrileño: desde Gallardón hasta la ayer dimisionaria, pasando por Esperanza Aguirre e Ignacio González. La lastrada imagen del PP madrileño había encontrado en su nueva lideresa la verdadera oportunidad para depurar su imagen y, de ese modo, conseguir que su gobierno fuera más allá de los actuales 23 años de permanencia en su sede de la Puerta del Sol.

Sin embargo, el “fuego amigo” y una inteligencia superior han decidido rematar por desenmascarar la falsedad que se había instalado como agente regenerador. Pero con esta acción también se ha acabado con toda credibilidad que aún podría tener el PP como agente político susceptible de ser regenerado. El partido fundado por Fraga ya no puede decir que ellos van a combatir a la corrupción de la Comunidad de Madrid, porque con Cristina Cifuentes se marcha su última oportunidad en este sentido.

El Partido Popular ya no puede decir que vaya a higienizar nada, y mucho menos a restituir la limpieza democrática. Que asuman lo que son, que presuman del “Tamayazo” y del desfalco del Canal de Isabel II. La honestidad está sobrevalorada. Además está demostrado que su electorado no lo valora ni lo espera en el programa electoral conservador. De hecho, de aquí a un año se podrá evaluar el impacto de estos agitados días en los resultados electorales de los comicios autonómicos, y mucho me temo que, como en Valencia o en Galicia, a los acólitos del PP les va a dar igual.

EL PARTIDO POPULAR YA NO PUEDE DECIR QUE VAYA A HIGIENIZAR NADA, Y MUCHO MENOS A RESTITUIR LA LIMPIEZA DEMOCRÁTICA

En la última década ha saltado al terreno de juego político un nuevo partido, con vocación de no ser una eterna promesa, y ocupar el espacio que a día de hoy si tiene el PP. Y, por el contrario, Ciudadanos sí que se juega más de una carta al papel de actor regenerador de la vida política español. Y ahora que los poderes económicos del Reino de España estaban prácticamente convencidos de realizar una versión moderna del “turnismo” decimonónico (si, en vez de turnar líderes de partidos, turnar directamente a partidos), van a demostrar a que han venido a la manoseada y maltrecha democracia española: a ser la crema barata con la convertir la transformación ética necesaria en una chapuza de chapa y pintura, y que incluso permita al PP conservar sus feudos. En definitiva, ese partido y sus dirigentes son el verdadero producto barato que tiene como única propiedad una pretendida regeneración cosmética del modelo político actual. Eso sí, el ungüento anti-edad se lo aplican al vetusto discurso de la españolidad. Y así, como parafraseando a Lampedusa, todo cambiará para quedar igual.

1 Comentario

  1. El linchamiento político a funcionarios o aspirantes a cargos públicos ahora fue aplicada a Cristina Cifuentes y como de costumbre fue efectivo; cada vez que alguien interfiere en la agenda del Partido Popular para seguir en eminencia, surgen hechos como la exposición pública del vídeo de hace siete años que expone a Cifuentes como cleptómana.
    Eso pasó con Fernando Martínez Gómez-Tejedor cuando intentó fundar el partido Tecnócrata, no faltaron las acusaciones que lo obligaron a desistir y es que PP actúa mafiosamente, destruyendo reputaciones para imposibilitar la vida política de quién no le conviene.

Deja un comentario