Randy James tiene tan solo cuatro meses y fue diagnosticado con el síndrome de mosaicismo de trisomía 9 y agenesia de cuerpo calloso. Estas dos enfermedades raras provocan retraso en el desarrollo (tanto físico como mental), problemas cardíacos y otras anomalías.

Sus padres, residentes en Toledo, en Ohio (EE UU), se han visto obligados a pedir ayuda económica para costear los caros tratamientos que necesita su hijo, que superan los 10.000 dólares.

Pidieron ayuda a amigos y familiares y colgaron varios carteles alrededor de un centro comercial con la foto de su hijo explicando la situación que padecen y pidiendo colaboración para poder ayudar a su hijo.

Un día, como respuesta a su petición, encontraron varios carteles en la calle con el mensaje por debajo de su petición: «Dejad de pedir dinero y dejad morir al bebé. Se llama darwinismo. Felices fiestas».

«Cuando lo vi no lo podía creer. Había varios, pero algunos buenos vecinos me ayudaron a quitarlos», cuenta su padre, KC Ahlers, que reconoce que fue una desagradable sorpresa y un shock el encontrarse con esta falta de empatía.

«Queremos criar a nuestro hijo para que no responda al odio. Queremos combatir el odio con amor. Así que, obviamente sabemos que alguien que hizo esto está perturbado y esperamos que obtenga ayuda. Pero vamos a seguir bajando sus letreros a medida que los veamos porque este pueblo no necesita odio. Esta ciudad necesita amor», insiste el padre, que seguirá luchando por ayudar a su hijo.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario