Al presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (PP), y al Gobierno que comparte con Ciudadanos, le estallan en la cara los problemas en la sanidad andaluza, que vienen de lejos, pero continúan sin inmutarse. El hartazgo de los profesionales sanitarios tras años de presiones, recortes y aumento de la precariedad laboral, son los puntos más destacados de los recortes llevados a cabo para priorizar la sanidad privada.

El goteo de protestas y de noticias en las que se relacionan centenares de operaciones suspendidas y la falta de recursos es constante y se extiende por las ocho provincias andaluzas, evidenciando el deterioro de la pública desde que el Gobierno de PP y Ciudadanos consiguió entrar en la Junta.

El senador socialista Miguel Ángel Heredia es uno de los más críticos con la gestión de la administración andaluza y ha hablado con ElPlural.com, sacando los colores a la Sanidad en Andalucía: “Faltan jeringas, agujas para medicación subcutánea, oxígeno en pacientes, gasas…”.

«Los que venían a salvar la sanidad pública y se colocaban los primeros en las pancartas, los que más gritaban cuando estaban en oposición, ahora están cerrando plantas enteras de hospitales, no cubren las bajas del personal sanitario y los contratos que Moreno Bonilla prometió que serían como mínimo de seis meses están siendo de una o dos semanas», indica Heredia al mismo medio. «Mientras recortan en Sanidad», añade Heredia, «riegan un millón de euros a asociaciones ultras que piden que las mujeres no aborten».

La situación amenaza con estallar en forma de protestas de aquellos que ven como las listas de espera se alargan más de un año y los servicios prestados se deterioran con los meses.