Borrador automático

El Juzgado de lo Social número 19 de Madrid ha dado la razón a Inspección de Trabajo y ha considerado este martes que los ‘riders’ de Deliveroo están sujetos a una relación laboral con la empresa. En otras palabras, los repartidores son trabajadores asalariados y no autónomos, como la empresa defendía.

«Los repartidores esencialmente han ejecutado un trabajo personal en unas condiciones organizadas y dirigidas por la empresa, que es la única que controla la marca Deliveroo, su aplicación informática y toda la información que se desprende de ella«, señala la sentencia, que recuerda que la compañía marcaba a los riders normas estrictas sobre cómo llevar a cabo las entregas, dejándoles un margen muy limitado de decisión. «Su margen real de autonomía se limita así a aspectos que estimo que no son determinantes en orden a la calificación de la relación como laboral, como es la elección del medio de transporte (…), la concreta ruta (aunque parece evidente que elegirán la más corta) y la posibilidad de rechazar el pedido«, algo esto último, recuerda el magistrado, que encima «podía tener consecuencias negativas para él».

El auto resalta como hechos probados que la empresa es la encargada de dotar de formación a los riders con cursos de formación en los que se trataba de esconder por todos los medios la verdadera relación laboral entre repartidores y empresa.

Asimismo, el juez da relevancia a la hora de dictaminar que los repartidores son trabajadores por cuenta ajena que tuvieran que utilizar las aplicaciones móviles de la empresa para poder desarrollar sus funciones laborales. «El acceso a los servicios en dicha aplicación era gratuito para los repartidores, siendo la sociedad demandada la que les facilitaba el acceso, el alta de usuario y el manual de utilización«, valora. La aplicación móvil gestionaba los horarios y el reparto de las zonas de trabajo.

Deja un comentario