26Shares

Emma Navarro, secretaria general del Tesoro y Política Financiera, ha explicado en rueda de prensa que el Tesoro Público realizará un préstamo de 15.000 millones a la Seguridad Social para poder pagar las pagas extra de las pensiones sin tener que echar mano del fondo de reserva.

El año pasado la Seguridad Social recibió por primera vez un préstamo del Tesoro para poder atender las prestaciones en verano y en Navidad. El préstamo se cubrió con una emisión de deuda de algo más de 10.000 millones de euros.

Teniendo en cuenta estas cifras, el Gobierno ha liquidado más de 70.000 millones de la hucha de las pensiones y ha endeudado a la Seguridad Social con otros 25.000 en apenas seis años.

La Seguridad Social lleva desde 2012 ingresando bastante menos de lo que gasta. Desde entonces el gobierno ha ido rellenando el hueco con los fondos de la hucha de las pensiones. En estos momentos, la hucha de las pensiones cuenta con 8.095 millones tras las últimas disposiciones realizadas por el Gobierno, frente a los 66.815 millones con los que llegó a contar en el año 2011.

Desde que en 2012 se utilizó por primera vez la hucha de las pensiones, el Gobierno ya ha utilizado 70.851 millones (se incluyen los recursos generados por el propio fondo de reserva, a través de las inversiones que realiza).

¿Por qué el Estado presta dinero a la Seguridad Social en vez de transferírlo directamente?

Se trata de un truco financiero ejecutado por el Gobierno para poder aprobar una subida de un 0,25% para las pensiones, cuando la inflación es del 1,5%. El gobierno ha evitado transferir dinero a la Seguridad Social porque si lo hiciese, las pensiones se revalorizarían más y el coste del pago de las mismas sería superior.

El economista Eduardo Garzón lo explica perfectamente en este artículo en La Marea: “Si en vez de un préstamo hiciera una transferencia, el déficit de la Seguridad Social desaparecería. Acorde a las normas contables, el dinero transferido computa como ingreso no financiero, mientras que el dinero recibido a través de un préstamo no. La modificación del artículo 48 de la Ley de Seguridad Social llevada a cabo por el gobierno de Rajoy en 2013, en su apartado 3 establece que “para el cálculo (…) se considerará el total de ingresos y gastos agregados del sistema por operaciones no financieras (capítulos 1 a 7 en gastos y 1 a 7 en ingresos del Presupuesto de la Seguridad Social)”. Y una transferencia es capítulo 4, por lo que se incluiría como ingreso y reduciría el déficit, mientras que un préstamo es capítulo 8 y quedaría al margen, manteniendo el déficit intacto.

El caso es que si la Seguridad Social no tuviese déficit, entonces las pensiones se revalorizarían al ritmo del IPC y no al 0,25% como ocurre ahora por estar en déficit.“, finaliza Garzón.

26Shares

Deja un comentario