Perú, el quinto país del mundo y segundo de Latinoamérica con más casos confirmados de covid-19, ha superado este lunes los 330.000 contagios, lo que supone que el 1% de su población está infectada.

El territorio peruano con cerca de 33 millones de habitantes, alcanza ya la cifra de 330.123 personas contagiadas y más de 12.000 fallecidos desde el inicio de la pandemia en el país el pasado 6 de marzo.

Una de cada cinco pruebas efectuadas el pasado domingo dio positivo, lo que representa una tasa equivalente al 20% y que está por encima del 17% de semanas anteriores.

A pesar del incremento de positivos, el número de casos activos ha bajado hasta los 97.061 (-4.000), de los cuales 11.897 están hospitalizados, y de ellos, 1.314 se encuentran en estado grave en la UCI. Asimismo, el 67% del total de afectados, 221.008 personas, han logrado superar el virus.

La emergencia ahora se centra en las regiones amazónicas como San Martín, Ucayali y Loreto donde la pandemia ha puesto en evidencia la falta de equipos y personal suficiente.

Este lunes, una decena de españoles de la organización Médicos Sin Fronteras han llegado a territorio peruano para reforzar al personal de varios hospitales del país. 

El coordinador de Médicos Sin Fronteras en Perú, Nicholas Papachrysostomou, ha explicado en un comunicado: «La intención es apoyar a esta región afectada. En España y parte de Europa pasó lo mismo. Tuvimos hospitales desbordados y con lo aprendido allá, queremos ayudar acá».

Este fin de semana también saltó la alarma en una de las cinco reservas de la Amazonia peruana para indígenas no contactados, tras confirmarse los primeros casos de covid-19 entre los nativos de esta área protegida de la selva que viven sin contacto con la sociedad.

Hasta allí llegaba este lunes una brigada especial enviada por el Ministerio de Cultura para hacer pruebas rápidas tras presentar síntomas varios nativos.

Entre esta población tan vulnerable no hay, de momento, ningún caso grave. A mediados de los años 80 perdieron aproximadamente la mitad de sus miembros por infecciones respiratorias y ahora el 80 % de sus integrantes está contaminado con mercurio, con niveles excesivos en sus organismos.

Lo cierto es que tras el comienzo del brote en Perú se han producido protestas en distintas ciudades de la Amazonia para denunciar la dejadez del Estado en la protección de la población nativa.