Hoy ha sido un día clave en el juicio contra el grupo de hombres conocido como «La manada de Manresa» por violar a una menor de 14 años en Manresa (Barcelona).

La Fiscalía acusa a seis de los hombres de abuso sexual. La calificación jurídica probablemente cambiará a agresión sexual, ya que en varias preguntas la fiscal ha preguntado a la menor si se sintió «intimidada», a lo que la víctima ha respondido afirmativamente.

La víctima ha declarado este lunes y ha explicado que sus recuerdos de aquella noche son confusos, ya que los acusados le hicieron beber mucho alcohol. No obstante, ha reconocido con claridad a tres de los procesados, y de otro ha afirmado que la «obligó a enrollarse» con una amiga.

El relato fue cobrando tintes dantescos. La menor ha explicado que uno de los acusados llevaba una pistola de aire comprimido, lo que hizo aumentar su «miedo». De los siete acusados, seis lo están por violar a la menor turnándose en una caseta de una fábrica abandonada de Manresa durante una fiesta mientras el séptimo se masturbaba y no impidió que la violación sucediese.

La menor ha recordado que en la caseta había «gente haciéndose pajas» y que tiene «flashes» de aquella noche, pero ha reconocido a tres de los acusados como autores de la violación.

El juicio continúa este lunes con el testimonio de dos amigas de la menor que también estuvieron en la fiesta.