Redacción

El Servicio Galego de Saúde incluye la marcha atrás (Coitus interruptus) entre los sistemas anticonceptivos, un método considerado de riesgo porque tiene como consecuencia muchos embarazos no deseados. Según el SERGAS, tiene una fiabilidad de entre un 73 y un 96 por ciento. 

La oposición reclama la retirada de ese folleto,  considerando inaudito que en pleno siglo XXI el SERGAS incluya la marcha atrás como un método anticonceptivo. En Marea espera que sea un error, y pide que esa publicación desaparezca de la página web del SERGAS. El PSOE pide la dimisión de la conselleira de Sanidad. 

Sin embargo, la consellería de sanidad ha asegurado que se revisará ese folleto, pero no confirman su retirada. Insisten en que hay base científica que justifica su inclusión en un folleto que recalcan, es descriptivo de lo que se hace en la actualidad, de una práctica más en materia de relaciones sexuales.

El Coitus interruptus

El coitus interruptus o coito interrumpido, también conocido como retirada o marcha atrás, es un método de contracepción en el cual una pareja tiene relaciones sexuales, pero el pene es retirado prematuramente y el semen es eyaculado fuera de la vagina, o no es eyaculado y es retenido dentro del cuerpo. El uso de éste método está documentado desde hace al menos 2000 años, y se estima que fue usado por 38 millones de parejas en todo el mundo en 1991. Este método, por sí solo, es poco fiable. Diversas autoridades sanitarias advierten de la baja o nula eficacia de esta práctica como método anticonceptivo y de prevención de contagio de infecciones de transmisión sexual.

Deja un comentario