El presidente aragonés, Javier Lambán, respeta la decisión de su homólogo valenciano, Ximo Puig, de adelantar las elecciones autonómicas en esa comunidad para que coincidan con las generales, el 28 de abril, pero no la comparte porque es partidario de que cada uno de los comicios tenga su propio día.

Puig ha anunciado este lunes que ha decidido adelantar las elecciones autonómicas en la Comunidad Valenciana para que tengan lugar el mismo día que las generales.

El también socialista Javier Lambán, al conocer la noticia, ha recordado que siempre ha pensado que las elecciones autonómicas «tenían que tener su propio día, su propio debate y su propia dinámica», pero aún así respeta «absolutamente» la valoración de Ximo Puig, un «gran amigo» suyo, según ha recordado, y con el que ha mantenido «una gran colaboración» durante toda la legislatura.

Pero ha insistido en que su intención es que las elecciones autonómicas sean un proceso «no contaminado por ningún otro».

«A Aragón y a nosotros en particular nos interesa que se debate sobre lo ocurrido durante los últimos ocho años y sobre lo que cada cual quiere hacer en los próximos; entendí que ese era el debate que más interesaba a los intereses de Aragón y por eso me manifesté favorable a que la fecha no coincidiera», ha recalcado.

Aún así, ha reconocido que va a ser «difícil» que el 26 de mayo no haya contaminación de unos comicios, los generales, que son un mes antes que los autonómicos.