Al mismo tiempo que el consejero de Sanidad anunciaba el endurecimiento de las restricciones, una larga cola aguardaba a las puertas del Teatro Barceló. Este jueves se denunció una fiesta «ilegal» en la discoteca Teatro Barceló, pero la sala acogió una segunda sesión 24 horas después de que las polémicas imágenes de la fiesta anterior incendiaran las redes.

«Las medidas son las que eran, porque están dentro de la legalidad. Fue un momento puntual, una faena», afirmaba ayer por la tarde una de las relaciones públicas que controlaba la entrada de las decenas de jóvenes.

Pasadas las siete de la tarde, apiñados en grupos, algunos se bajaban la mascarilla para fumar entre el bullicio y sin respetar la distancia de seguridad. Las imágenes de las colas para entrar en el local han provocado indignación en las redes sociales, que no entienden que el local siga estando abierto después de la polémica fiesta y que hoy esté celebrando «otra fiesta».

La Policía investiga la fiesta de ayer

La Policía Municipal de Madrid investiga lo ocurrido en la fiesta de ayer. Según confirman fuentes municipales a este medio, están recopilando toda la información posible y estudiarán todos los antecedentes y documentos que afecten al lugar de entretenimiento. No se ha recibido ninguna denuncia de la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, que ha solicitado una investigación.

En un comunicado enviado este viernes, el Teatro Barceló lamentó el contenido de estas imágenes y explicó que tras el momento en que se proyectó el video, el personal del teatro “lo antes posible” expulsó a un grupo de personas que aparecieron en el lugar. Por incumplimiento de la normativa sanitaria».

Ante las denuncias de los vecinos que viven cerca de la discoteca, por el ruido y la aglomeración, varios agentes recorrieron la zona y multaron a ciudadanos y ciudadanas por no cumplir con las medidas sanitarias del covid-19. Sin embargo, estos agentes no se presentaron al local porque, según las autoridades municipales, no supieron que se estaba celebrando una fiesta.