El colectivo agradece el compromiso demostrado por toda la oposición política en la cámara gallega “con la defensa del medio ambiente y de la salud pública” frente a lo que califica como “una situación de incumplimiento permanente de la legislación autonómica y estatal y de las directivas europeas 2000/60/CE, 2006/21/CE y 2004/35/CE.

Tras la denuncia en fechas recientes por parte de la Asociación Aldea Viva, tanto En Marea como PSdeG han presentado, basándose en los datos aportados por el grupo, sendas preguntas para su respuesta oral en el Pleno del Parlamento Gallego y en las Comisiones 6ª y 2ª respectivamente, haciendo referencia al desbordamiento de una de las balsas mineras situada en la Corta de Bama y la posterior contaminación del río Brandelos.

Aldea Viva ha desmentido que la balsa del accidente sea una balsa de decantación de escorrentías ejecutada como parte del proyecto de restauración ambiental tal y como se ha querido hacer ver desde la empresa que explota la concesión. La asociación indica que “esta balsa formaba parte ya en el año 1983 de la explotación minera”, por lo que “es previsible que los lodos contaminantes, metales pesados y otros residuos químicos procedentes de la recuperación del mineral se encuentren en ella en elevadas concentraciones”.

El colectivo fundamenta su oposición a la situación actual de las balsas mineras, que considera, al igual que En Marea, que “esta situación es del todo incompatible con la Directiva Marco del Agua (2000/60/CE), establecida para detener el deterioro del estado de las masas de agua en todo el ámbito de la Unión Europea y conseguir un buen estado de los recursos hídricos”.

Aldea Viva hace también un recordatorio de la denuncia efectuada por el Grupo Europeo GUE-NGL, basada también en la acción del colectivo, y que indica que la situación actual tampoco es compatible con la Directiva Comunitaria 2006/21/CE, sobre la gestión de los residuos de industrias extractivas, que señala que deacuerdo con los objetivos de la política comunitaria de medio ambiente “es necesario establecer requisitos mínimos para prevenir o reducir en la medida de lo posible cualquier efecto adverso sobre el medio ambiente y la salud humana derivado de la gestión de residuos de las industrias extractivas”.

En la misma línea, además, la Directiva 2004/35/CE, sobre responsabilidad medioambiental en relación con la prevención y reparación de daños medioambientales, indica que “la falta de acción sobre los lugares contaminados “pueden acarrear un incremento de la contaminación” y que “la pérdida de la biodiversidad sea aún mayor en el futuro”, por lo que “la prevención y reparación” de los daños medioambientales, en la medida de lo posible, ayuda a la realización de los objetivos y principios de la política de medio ambiente de la Unión Europea.

Debido a esto, tanto En Marea como PSdeG han preguntado cuáles han sido las actuaciones llevadas a cabo por la Xunta de Galicia a través de sus distintos departamentos tras el desbordamiento de la balsa minera en Touro y cuáles serán las medidas que tome el Ejecutivo de Núñez Feijóo “para que tales hechos no se vuelvan a repetir”.

Deja un comentario