Javier F. Ferrero

Los líderes europeos no pueden serlo si no son capaces de llegar a acuerdos entre ellos. Han fracasado, una vez más, en su intento de acordar reformas en el sistema europeo común de asilo y siguen negándose a una política migratoria que ponga los derechos de las personas que se desplazan en el centro. Sin embargo, han tratado de responder a las disputas internas con una mayor reducción del espacio para los solicitantes de asilo y con la pretensión de descargar sus responsabilidades en terceros países.

Actuaciones racistas se están volviendo comunes en la UE, como las del nuevo ministro del Interior italiano y líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini, que junto con el ministro de Infraestructuras y Transportes italiano, Danilo Toninelli, tomaron la decisión hace un par de semanas de no permitir desembarcar al Aquarius de la ONG francesa Sos Méditerranée con 629 inmigrantes a bordo. De estos 123 menores no acompañados, 11 de ellos niños pequeños y siete mujeres embarazadas, rescatados en la jornada del sábado.

Es vergonzoso que una sociedad democrática consienta que niñas y niños de tan solo doce años sufran abusos, detenciones y devoluciones ilegales a Italia por parte de la policía francesa, según un nuevo informe de Oxfam. Los niños han denunciado que han sufrido abusos físicos y verbales, y que han pasado la noche en celdas sin comida, agua o mantas y sin acceso a un tutor oficial. Todo ello va contra las leyes francesas y de la Unión Europea.

La tortura, las violaciones y el trabajo en condiciones de esclavitud forman parte de los horrores que cada día soportan las personas atrapadas en Libia tras huir de la guerra, la persecución y la pobreza que asolan los países de los que proceden y no obtienen refugio en nuestros países.

Oxfam defiende que los acuerdos europeos sobre migración no pueden tener un impacto negativo en la vida de las personas refugiadas y migrantes. “Los líderes de la UE deberían haber abordado los defectos de nuestro actual sistema de asilo para dar una respuesta efectiva y humana a la migración, y no sólo para reaccionar a las disputas políticas internas”, según Lara Contreras, responsable de relaciones institucionalesde Oxfam Intermón.

En un momento en que el liderazgo de la UE en asuntos globales es más necesario que nunca, los jefes de estado y gobierno europeos continúan intentando descargar sus responsabilidades en los países más pobres fuera de la UE”, según Contreras-  También han acordado crear aún más centros de detención de facto, una medida que evidentemente ha fallado con los llamados “hotspots” o centros de acceso en Italia y Grecia. “Este enfoque de la migración es una receta para el fracaso y amenaza directamente los derechos de las mujeres, los hombres y los niños que migran”.

La migración bien gestionada y un sistema de asilo eficaz van más allá de los centros de desembarco, y son parte esencial de una economía y una cultura europeas sanas. Los líderes de la UE deben trabajar para lograr un acuerdo que mejore la vida de todas las personas en Europa: ciudadanía, personas refugiadas y en general personas recién llegadas. La política de la UE no debe ser impulsada por juegos políticos entre los estados miembros a expensas de los más necesitados.

El presidente Pedro Sánchez se comprometió a defender los derechos humanos de las personas que se desplazan y a impulsar vías legales y seguras con mecanismos de reasentamiento y reubicación y esto es lo que debería propugnar en el seno de la UE, en lugar de ceder ante las presiones de otros estados miembros que abogan por crear centros cerrados tanto dentro como fuera de nuestras fronteras que ponen en peligro estos derechos.

1 Comentario

  1. Comienzo a Sospechar que ud, lejos de la independencia con que dice moverse, está financiado por alguna ONG dependiente de George Soros. ¿Me equivoco?.

Deja un comentario