Desde la plataforma en defensa del centro educativo, que en la noche del viernes celebró su 4ª asamblea pública, se prepara ya una gran manifestación para el mes de marzo en la villa luguesa en protesta por la falta de soluciones efectivas por parte de la Consellería de Educación y para conseguir la edificación de un nuevo recinto que esté a la altura de las necesidades de la comunidad escolar.

Situación de las aulas en la antigua Escuela Hogar de Sarria / Creative Commons

Tras denunciar durante años la problemática del edificio del colegio, en el que este curso aparecieron nuevas grietas y numerosos descuadramientos en puertas y ventanas, y aunque a finales de enero desde las autoridades se anunció públicamente «la vuelta a la normalidad», la realidad con la que se han encontrado madres y padres tras el traslado de alumnos y profesores a la antigua Escuela Hogar dista mucho de ser la ideal, por lo que han decidido realizar una réplica en las calles de Sarria para que la ciudadanía sepa en qué condiciones están asistiendo a clase los escolares de la localidad. El evento se realizará el 1 de marzo en el malecón en horario de 12:00 a 20:00 horas.

Así, desde la Plataforma en Defensa do CEIP Frei Luís de Granada se ha denunciado que estas instalaciones provisionales con cumplen con las condiciones previstas en la legislación vigente según marca el Decreto 132/2010 y presentan una interminable lista de problemas como la falta de recintos esenciales en la tarea educativa como la biblioteca o el gimnasio, aulas de dimensiones ridículas en relación a la ratio y presencia de humedades, malos olores y problemas eléctricos y de accesibilidad.

Por otra parte, y tal como se pudo escuchar en la asamblea celebrada el viernes, de momento «las obras menores» realizadas por la Consellería de Educación non son más que «un lavado de cara», y demuestran el escaso interés que el Ejecutivo de Alberto Núñez Feijóo al frente de la Xunta y el propio Partido Popular tienen por defender la educación pública. 

Además, la comunidad educativa de Sarria sigue sin conocer en detalle tanto las medidas tomadas por la consellería como el contenido de la evaluación técnica realizada por la Xunta sobre el centro escolar, dando la impresión de que la intención desde el actual ejecutivo autonómico es que las familias olviden «y el tiempo diluya sus problemas».

Por todos estos motivos, y dentro del programa de movilizaciones desarrollado por la plataforma, a lo largo de marzo de llevará a cabo una manifestación por las calles de Sarria que se espera multitudinaria, reclamando unas condiciones dignas para los escolares a través de una reubicación ordenada a partir del próximo mes de septiembre y que las decisiones que se tomen desde la Administración lo sean consensuadas con la comunidad educativa a través de un proceso abierto y transparente a toda la sociedad.