Las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza liderada por kurdos, se han enfrentado hoy de forma intensa y violenta a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) que resisten en la última área que controlan en la localidad de Al Baguz, en el este de Siria.

Los choques han sido intensos y violentos este miércoles, y las FSD han empleado a fondo su artillería para atacar las últimas bolsas de resistencia del EI en el interior de Al Baguz, tal y como pudo constatar Efe desde las afueras de la población, sobre la que se elevaban columnas de humo.

Un comandante de las FSD, Adnan Afrín, dijo a los periodistas presentes en la zona que los combates prosiguen ininterrumpidamente desde anoche, con ataques de artillería y aéreos contra Al Baguz, además de ataques terrestres por parte de los efectivos kurdos en colaboración con árabes.

“No hay avances notables porque la geografía no ayuda a realizar grandes avances, pero la ofensiva continúa tal y como está planificada”, agregó, en referencia a la ubicación de Al Baguz a orillas del río Éufrates y en una zona desértica rocosa.

El portavoz de las FSD, Mustafa Bali, informó al final de día en su cuenta oficial de Twitter que las milicias avanzaron este miércoles y se hicieron con el control de “algunas posiciones”.

A continuación, los radicales lanzaron contraataques para recuperar el control de esas posiciones y se enfrentaron con los hombres de las FSD en choques “violentos”.

Bali aseguró que 38 terroristas fueron abatidos en los combates, entre ellos ocho suicidas que se prestaban a atacar contra las FSD.

Asimismo, en las filas de las milicias se produjeron cuatro bajas mortales y ocho heridos.

Las FSD relanzaron su ofensiva contra el último enclave del EI el domingo y en los pasados dos días han golpeado a los extremistas desde varios frentes, aunque también han ofrecido pausas en los combates para permitir la salida de combatientes y sus familiares del interior de Al Baguz.

Según Bali, 3.000 radicales se han rendido y entregado desde el 11 de marzo por la noche, además de tres mujeres de la minoría religiosa yazidí procedentes de Irak y cuatro niños.

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que hoy se rindieron 90 combatientes radicales y desde el día de ayer un total de 890 personas han abandonado Al Baguz, entre ellas 390 miembros del EI junto a sus familiares.

La ONG, con sede en el Reino Unido pero con una amplia red de colaboradores sobre el terreno, agregó que este miércoles han sido continuos los bombardeos de la coalición internacional capitaneada por Washington, así como los ataques con misiles y cohetes efectuados por las FSD sobre las zonas de Al Baguz donde se encuentran los extremistas.

Asimismo, se han registrado enfrentamientos e intercambios de fuego entre los dos bandos con armas medianas y pesadas, y hubo fuertes explosiones, que según el Observatorio podrían ser almacenes de municiones del EI alcanzados por los proyectiles de sus enemigos.

La ONG agregó que las FSD no han podido irrumpir aún en Al Baguz, que mantienen rodeado por tres frentes, excepto el lado adyacente al río Éufrates, desde hace semanas.

Las milicias han sido cautelosas hasta el momento a la hora de asaltar el último enclave del EI por la presencia de miles de civiles en su interior, sobre todo parientes de los yihadistas, en su mayoría mujeres y niños.

Desde principios de marzo, decenas de miles de personas han abandonado Al Baguz, pero se desconoce cuántos combatientes quedan en estos momentos en el área reducida en la que los radicales se han atrincherado y parecen dispuestos a permanecer hasta el final.

Con la pérdida de Al Baguz, el “califato” proclamado por el EI en 2014 habría colapsado, pero los yihadistas aún tienen presencia en algunas zonas desérticas de Siria, así como en el vecino Irak.

Por Khalil Hossen

Deja un comentario