El Palacio Real de Marruecos vive un caos interno. A ello se le suma la guerra del Sáhara Occidental.

Por Lehbib Abdelhay /ECS 

Madrid (ECS).- Marruecos vive un caos interno marcado por la confrontación en el Palacio Real. Con el heredero al trono (el hijo del actual rey acaba de cumplir la mayoría de edad pero las hermanas no asumen su subida al trono). Sin embargo, en caso que abdique Mohamed VI, se creará una Regencia que asesorará al príncipe hijo para poder gobernar. Marruecos es un estado dictatorial y feudal que padece una grave crisis social, política y económica.

El heredero del trono de Marruecos, El Hassan, no quiso atajar las recomendaciones del influyente consejero del rey y su mejor amigo, Fouad Ali El Himma, que según fuentes no oficiales habría huido a la embajada de Canadá en busca de refugio. Éste había preparado en el sur del país una universidad ecológica UPM6 para que el futuro rey se mudara para completar sus estudios superiores. Según un análisis de El Confidencial, detrás de su acto de rebeldía está su madre, la princesa Lalla Selma, de 42 años, de la que el monarca se divorció en marzo de 2018, según indican fuentes conocedoras del palacio real marroquí.

La universidad que abrió sus puertas en Benguerir en 2017 es un centro de élite financiado por l’Office Chérifien des Phosphates (OCP) la mayor empresa pública de Marruecos. El futuro rey se instaló en esa pequeña ciudad atendiendo a los requerimientos de Fouad Ali El Himma, de 58 años, gran amigo de Mohamed VI y el más influyente de sus consejeros reales.

El episodio de la abortada mudanza del heredero a Bengerir pone de relieve la dificultad de un revelo en el trono en Marruecos si Mohamed VI quisiera, por razones de salud, pasar el testigo a su hijo. 

Mohamed VI fue operado con éxito, el 14 de junio de 2020 en el palacio real de Rabat, de una arritmia cardiaca, pero ese es el menor de sus problemas de salud. El monarca padece una enfermedad obstructiva crónica (EPOC) que entorpece el flujo de aire en esos órganos y cuyo desenlace suele, ser a la vez, un enfisema y una bronquitis crónica. La enfermedad puede ser ralentizada con un tratamiento adecuado, aunque a la larga el paciente tiende a empeorar.

Las hermanas de Mohamed VI recelan de la influencia de la madre sobre el futuro rey, El Hassan.

El príncipe está muy vinculado a su madre, Lalla Selma, no solo por vivir con ella bajo un mismo techo sino porque empatiza con ella tras haberla visto sufrir y hasta asustarse en los meses posteriores al divorcio a causa, entre otros motivos, de las restricciones que le fueron impuestas.

El Hassan acaba de cumplir la mayoría de edad y si Mohamed VI decidiese súbitamente abdicar, algo muy improbable según el digital español, podría acceder al trono pero asesorado por un Consejo de Regencia. No es, sin embargo, esa tutela sobre el futuro rey la que temen las hermanas de Mohamed VI, las princesas Lalla Meryem, Lalla Asma y Lalla Hasna.

Efectivamente, Rachid no es la única amenaza para la vida del futuro rey de Marruecos, El Hassan. Rachid y sus hermanas no toleran a un Hassan III con Lalla Salma como madre.

La salud del rey de Marruecos, Mohamed VI, no está en sus mejores momentos. Lo demuestran las dos intervenciones quirúrgicas del año pasado por una arritmia en el corazón, la última de las cuales, realizada en su palacio de Rabat, data de apenas unas semanas en plena crisis de la Covid-19. No obstante, el monarca está esperando una nueva intervención en el corazón.

En medio de sus problemas de salud, sumado a la actual guerra del Sáhara Occidental que golpea al reino, el rey de Marruecos se encuentra con otro asunto de estado: un escándalo de Estado, si la información ampliamente difundida es cierta, representa una auténtica crisis de sucesión en Rabat. El príncipe heredero tendrá serios problemas. 

Evocando «la ira de las hermanas del rey, que no ocultan su malestar por la gestión en el Palacio Real a lo relacionado con el heredero del trono, el digital español, haciendo eco de la información que circulaba en Rabat, ha revelado que Mohamed VI enfrenta serios problemas con sus hermanos, su hijo y la propia Lalla Selma. 

Los servicios del palacio real han puesto el codo en este tema más que sensible, que preocupa al pueblo marroquí. Seguro que, a pesar de sus problemas de salud, el rey Mohamed VI, está consciente de la gravedad de la situación. Según describe la prensa citada, el monarca se ha embarcado en una nueva pelea para salvar a su hijo de la alianza de sus hermanos. Suponiendo que Lalla Selma todavía está viva y que El Hassan es el rey, ¿cuál será el destino de las hermanas de Mohamed VI, en particular Lalla Hasnaa, cuya animosidad hacia la ex Primera Dama ha sido mencionada muy a menudo, una vez El Hassan será entronizado rey de Marruecos?.

Las hermanas del rey Mohamed VI no tienen interés en que El Hassan acceda al trono.

En esta sequía informativa, lo que sí es evidente es que la monarquía alauí ya ha encontrado reemplazo desde hace tiempo: Lalla Hasna, la hermana menor de Mohamed VI, ejerce oficiosamente de primera dama y gestiona el país en ausencia de su hermano Mohamed VI. El monarca mantiene una relación muy estrecha con ella, al igual que con el resto de sus hermanos, que han hecho un frente común contra Lalla Salma.

No hay nada confirmado, pero los hechos siempre acaban imponiéndose a las palabras.

Las noticias sobre la enfermedad de Mohamed VI no es del todo una sorpresa para los ciudadanos de su país ni tampoco para el resto del mundo, pues desde antes de que comenzase la crisis por el coronavirus, el Rey, al contrario que otros jefes de Estado, no ha aparecido en público. Por ende, puede que su mala salud haya sido, en parte, la responsable de que se haya quedado tras los muros de su impresionante palacio de Rabat, escenario de su última intervención quirúrgica.

Un comunicado publicado el 15 de junio de 2020 por la Casa Real anunció: “Su Majestad el Rey Mohamed VI, que Dios le glorifique y le proteja, presentó una reiteración del desorden del ritmo cardiaco, tipo aleteo auricular en corazón sano (…), los médicos preconizaron una ablación complementaria por radiofrecuencia. La intervención fue un éxito total (…)”, concluye el comunicado.

Al margen de sus arritmias, Mohamed VI tiene problemas respiratorios como salta a la vista cuando se ahoga un poco al subir escaleras ante las cámaras de televisión, como pasó en la cumbre del clima de París en 2015, o cuando pronuncia una alocucin, como pasó durante su discurso a principios de noviembre. El monarca con voz débil y quebrada pronunció un breve discurso a principios de noviembre por los 45 años de la Marcha Verde.

Fuente: El confidencial Saharaui

DEJA UNA RESPUESTA