Las incursiones israelíes en Gaza son la regla, no la excepción

Desde que las tropas de las fuerzas especiales israelíes entraron en un tiroteo mortal con los comandos de Hamás en el interior de la Franja de Gaza el domingo por la noche, Israel ha lanzado docenas de bombas y misiles a Gaza y Hamás ha disparado cientos de cohetes contra Israel.

El New York Times describió la redada de las fuerzas especiales como «la primera incursión israelí por tierra conocida en Gaza desde la Operación Borde Protector, en julio de 2014».

Eso no podría estar más lejos de la verdad.

Desde el inicio de 2015 hasta fines de octubre de 2018, el ejército israelí realizó 262 incursiones y operaciones terrestres conocidas para nivelar las tierras dentro de la Franja de Gaza, incluidas más de 70 solo este año. Esto no incluye el número desconocido de operaciones encubiertas como la que salió mal el domingo.

Como lo explicó en la televisión nacional un general israelí retirado, tales redadas secretas a través de las líneas enemigas son en realidad bastante rutinarias. «Las actividades que la mayoría de los civiles no conocen ocurren todo el tiempo, todas las noches y en todas las regiones», dijo Tal Russo al Canal 10 de Israel mientras discutía los eventos en Gaza.

Según los datos obtenidos por la revista +972 de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de las Naciones Unidas en los territorios palestinos ocupados, Israel realizó 21 incursiones en Gaza en 2014 (excluyendo la guerra de siete semanas). Al año siguiente, en 2015, ese número aumentó más del doble, a 56 incidentes. En 2016 y 2017 se realizaron 68 y 65 incursiones, respectivamente. A finales de octubre de 2018, se habían registrado 73 incidentes de este tipo, de acuerdo con los datos de la ONU.

Lo excepcional de la acción del domingo no es que los soldados israelíes cruzaron a Gaza, sino que la operación militar fue expuesta. La mayoría de las veces, cuando las fuerzas israelíes se infiltran en el enclave costero, permanecen a una distancia de 200 a 300 metros de la frontera, explicó a +972 Ibtisam Zaqout, jefa de trabajo de campo en el Centro Palestino para los Derechos Humanos.

Los soldados cruzan rutinariamente en bulldozers militares, -no a pie- principalmente para arrasar y nivelar la tierra con el fin de mantener la línea de visión en la «zona de amortiguamiento» mantenida por Israel a lo largo de la frontera, agregó.

Israel no siempre ha determinado consecuentemente el perímetro de esta área de acceso restringido a lo largo de la cerca con Gaza, y con frecuencia ha empleado el asesinato para alejar a los residentes de Gaza. Entre 2010 y 2017, las fuerzas de seguridad israelíes mataron al menos a 161 palestinos e hirieron a más de 3.000 cerca de la valla Gaza-Israel, según un informe de Gisha publicado en agosto.

Estas restricciones regulares de movimiento cerca de la valla, que el informe describe como «arbitrarias» e «inconsistentes», no solo ponen en peligro la vida, sino que también dañan gravemente los medios de vida de decenas de miles de granjeros y pastores de Gaza, y limitan el desarrollo económico.

La restricción del movimiento a lo largo de la valla, además de las incursiones abiertas que afectan a los agricultores y recolectores de chatarra durante el día, son solo dos ejemplos de las formas en que Israel continúa ejerciendo el control sobre los palestinos en Gaza a pesar de la «desconexión» de 2005. Desde que Hamas tomó el control de la franja en junio de 2007, Israel también ha mantenido un estricto bloqueo por tierra, aire y mar.

Sin embargo, las incursiones encubiertas que vimos la noche del domingo demuestran algo aún más amplio. La redada se produjo en el apogeo de las conversaciones más serias de alto el fuego que hemos visto entre Israel y Hamas desde 2014. Lo que ocurrió pocas horas después de que el primer ministro israelí Netanyahu declarara que estaba haciendo todo lo posible para evitar otra guerra, sugiere que esa no era la intención de Israel en realidad, sino de desencadenar otra escalada. En otras palabras, el ataque transfronterizo no tenía nada de especial, aparte del hecho de que dejó siete muertos.

Cuando se le preguntó el lunes sobre la frecuencia de las incursiones transfronterizas en Gaza en los últimos años, un portavoz de las FDI solo diría que el ejército «no discute estos asuntos».

[Nota del editor: De acuerdo con nuestra obligación legal, este artículo se envió al Censor del ejército de Israel para su revisión antes de su publicación. No se nos permite indicar si se censuró el artículo y dónde].

Fuente – Traducido del inglés para Rebelión por J. M.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario