Miles de mujeres se pusieron hoy en huelga y se manifestaron en las calles de las principales ciudades de Italia, especialmente en Roma, para exigir igualdad y derechos, así como para denunciar los casos de violencia machista en la sociedad.

La más multitudinaria fue la protesta de Roma, convocada por el colectivo «Non una di meno» (Ni una menos) y que congregó a miles de mujeres de todas las edades para teñir de fucsia el centro de la capital, el color que emplea esa organización.

El punto de partida fue la plaza Vittorio Emanuele y muchas de las participantes portaron con sus manos una enorme bufanda de ganchillo en color rojo para representar el balance de mujeres asesinadas a manos de hombres.

Gritaron consignas contra el ministro del Interior y líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini, que recientemente ha defendido la reapertura de los prostíbulos, cerrados con una ley de 1958, o contra su senador Simone Pillón, que ha impulsado un proyecto de ley sobre la custodia de hijos en caso de divorcio muy criticada.

«Non una di meno» había convocado una «huelga feminista» en todo el país, pidiendo a las mujeres que se abstuvieran de realizar cualquier tipo de actividad laboral, doméstica o de consumo.

Italia se sumó así a la movilización internacional, con marchas en sus principales ciudades como la sureña nápoles o Turín, en el norte, donde además se vivieron algunos momentos de tensión entre el centenar de manifestantes y la policía, informan los medios locales.

En la capital piamontesa en lema de la protesta era «Si nos detenemos, se detiene el mundo» y los manifestantes se reunieron en la céntrica plaza Castello con globos, pancartas y banderas, para después poner rumbo a la cercana «Porta Palazzo».

Ahí se monta cada día el principal mercado de la ciudad y el paso de la manifestación por ese punto tenía por objetivo acabar con el «cliché» de la compra como actividad femenina.

DEJA UNA RESPUESTA