La derogación de leyes LGTBI, bajar todos los impuestos, ceder datos de inmigrantes a la Policía… Estas son algunas de las exigencias de Vox que Isabel Díaz Ayuso asegura que están en el acuerdo que va a firmar con Ciudadanos para el gobierno de la Comunidad de Madrid.

Estas medidas pueden encontrarse en el documento Tres condiciones, tres principios ideado por Vox. Un programa único común para la Comunidad de Madrid que deben firmar tanto PP como Ciudadanos para que la formación de extrema derecha apoye la investidura de Díaz Ayuso.

Vox propone menoscabar los derechos fundamentales de las personas más vulnerables, entre las que se encuentran los inmigrantes o cualquier colectivo catalogado como ‘ideológico’ tal y como está logrando realizar en Andalucía.

Puntos ideológicos en común

Enmarcado en el primer capítulo del documento Tres condiciones, tres principios bautizado como ‘Prosperidad’, Vox solicita la bajada o eliminación de «todos los impuestos» de la Comunidad «sin elevar la deuda»

El partido de extrema derecha coincide con PP y Ciudadanos en algunas de las propuestas. La cercanía ideológica de las tres formaciones hace que tengan puntos en común como que las tres prometen una bajada de impuestos a nivel autonómico, si bien Madrid es una de las comunidades autónomas donde menos se pagan impuestos como el IRPF, el impuesto de sucesiones y donde impuestos como el de patrimonio no se abonan.

 

Medidas de Vox basadas en recortes de libertades

El ‘pin parental’

Vox promueve el ‘pin parental’ que ya presentó para el Gobierno de Andalucía. Se trata de una medida «para que los padres puedan excluir a sus hijos de aquella actividad que sea contraria a sus convicciones». El partido se mantiene fiel a su empeño por priorizar en todas aquellas medidas de carácter ideológico y moral.

La derogación de leyes LGTBI

La formación defiende la aprobación de protocolos en las instituciones educativas «que aseguren protección frente a situaciones de discriminación, acoso o violencia». Eso sí, siempre y cuando no se menoscabe «la libertad de conciencia, libertad de educación o presunción de inocencia».

Si bien no mencionan de forma explícita al colectivo LGTBI, sí hacen referencia a la derogación de artículos de la Ley 2/2016, del 29 de marzo, y de la Ley 3/2016, de 22 de julio, referidas a la protección de las personas trans y en contra de la LGTBifobia, respectivamente.

Creación de una «Consejería de Familia y Natalidad»

Vox pide la creación de una «Consejería de Familia y Natalidad», como también pidieron en Andalucía, para «revertir el invierno demográfico» y «apoyar la maternidad». Se trata de una formulación más edulcorada frente a la propuesta a principios de año para apoyar el pacto de investidura de Juanma Moreno. En el documento andaluz incluían dentro de este apartado la búsqueda de «alternativas» para las mujeres embarazadas para «evitar el drama del aborto».

 

Las medidas de Vox irrealizables.

Ceder datos de inmigrantes a la Policía

Vox ha exigido al PP y Ciudadanos «colaborar desde todos los organismos de la comunidad de Madrid, incluidos los pertenecientes al ámbito de la Sanidad, con las fuerzas de seguridad del Estado en la identificación de los inmigrantes que se encuentren en la Comunidad de forma ilegal».

Esta medida choca de frente con sus competencias autonómicas y con la regulación en materia de protección de datos. Las comunidades autónomas no tienen competencia para repatriar a inmigrantes que residen en España de forma irregular: su expulsión e identificación corresponden al Ministerio del Interior.

Retirar la sanidad a los inmigrantes irregulares

Vox quiere retirar la sanidad a los inmigrantes sin papeles. «Requerir al país de origen el pago de factura sanitaria de inmigrantes irregulares y comunitarios o visitantes que se hayan beneficiado de la sanidad madrileña«, establece su documento de negociación.

El Gobierno de Pedro Sánchez reconoció el derecho a la asistencia sanitaria a los inmigrantes sin papeles que lleven más de 90 días de residencia en España. Por tanto, el Ejecutivo autonómico no podría retirar la asistencia sanitaria a este colectivo.

Identificación y repatriación de MENAS

Vox pretende la cesión de datos de inmigrantes sin papeles y destaca su petición de prestar «una especial atención» a la identificación y repatriación de los Menores Extranjeros no Acompañados (MENAS).

La competencia de las comunidades autónomas se limita a la protección de estos niños y adolescentes. Actualmente, no pueden ser expulsados a no ser que la deportación se produzca de forma voluntaria y en base al «bien superior del menor».

En todo caso, las decisiones sobre su posible repatriación corresponde al Ministerio del Interior, que ya inició en abril los primeros trámites para repatriar a Marruecos a 23 menores migrantes no acompañados residentes en la Comunidad de Madrid. La decisión sobre su repatriación siempre dependerá del Gobierno central, no del Ejecutivo regional.

Acabar con «ayudas a inmigrantes ilegales»

Vox ha reclamado a PP y Ciudadanos «suprimir las ayudas a los inmigrantes ilegales y a aquellas asociaciones que promuevan la inmigración ilegal».

Esta es la medida más ridícula de todas, ya que los inmigrantes en situación irregular no reciben ayuda directa por el hecho de serlo. No hay ninguna prestación destinada únicamente a esta población.

Las que sí corren peligro por el pacto entre las derechas son las entidades sin ánimo de lucro que brindan apoyo a la «población vulnerable», entre la que se encuentran inmigrantes en situación irregular, que sí pueden acceder a ayudas para sus programas.