La cantidad de políticas y normativas que respaldan las finanzas verdes se ha duplicado desde 2015, de acuerdo con datos revelados en el marco de la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático COP25, en Madrid.

Una base de datos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Plataforma de Conocimiento de Crecimiento Verde (GGKP) muestra que actualmente están en vigor al menos 391 medidas políticas y normativas, nacionales y subnacionales, sobre finanzas verdes en todo el mundo, lo cual representa un aumento de 106% desde 2015.

Vídeo Recomendado:

De acuerdo con estos hallazgos, el movimiento financiero sostenible se ha ido acelerando en los últimos años, con un récord de 79 nuevas medidas aplicadas o anunciadas en 2019.

«Se están implementando muchos planes de transformación para crear sociedades y economías libres de emisiones de carbono y amigables con la biodiversidad, y estos programas necesitan el respaldo total e inequívoco del sistema financiero global», dijo la directora ejecutiva del Programa de la ONU para el Medio Ambiente, Inger Andersen.

“Es alentador ver el crecimiento de las finanzas verdes, pero el sistema financiero y quienes lo regulan aún deben impulsar mayores reducciones en las emisiones de gases de efecto invernadero”, añadió Andersen.

Las cifras, publicadas durante una reunión de la Coalición de Ministros de Finanzas para la Acción Climática, en la COP25, demuestran el progreso en ciertas áreas clave.

Lo relativo a la información financiera su divulgación comprende aproximadamente 25% de todas las medidas implementadas. Otro número creciente apunta a políticas que abordan cuestiones como el riesgo climático en la banca, la inversión y los seguros. Más de dos tercios de las acciones se están implementando en las economías desarrolladas.

«Estas medidas ayudan a aclarar las responsabilidades de las instituciones con respecto a los factores ambientales. Esto incluye el fortalecimiento de los flujos de información relacionada con el medio ambiente dentro del sistema financiero, por ejemplo, los requisitos de divulgar públicamente los riesgos climáticos de las carteras de inversión», dijo Benjamin Simmons, jefe de la GGKP.

La base de datos es el recurso más completo de información sobre políticas y regulaciones relacionadas con los aspectos ambientales de las finanzas verdes. Incluye las medidas para promover la asignación de capital a sectores sostenibles -como los incentivos fiscales-, la introducción de marcos para apoyar el desarrollo de productos -por ejemplo, bonos verdes-, y medidas para fortalecer las prácticas de gestión de riesgos ambientales dentro de las instituciones.

“La acción política y regulatoria es un impulsor clave de la transición hacia las finanzas verdes y sostenibles. Con esta base de datos, podemos comprender las formas en que los responsables de políticas y los reguladores están influyendo en las prácticas del mercado», dijo Jeremy McDaniels del Programa de la ONU para el Medio Ambiente.

«Este tipo de análisis puede ayudar a las autoridades a aprender de las experiencias de los demás, aumentar la ambición y fortalecer la comprensión de cómo sus acciones conducen a cambios positivos», añadió.

La Plataforma de Conocimiento de Crecimiento Verde es una iniciativa dirigida por el Instituto Global de Crecimiento Verde (GGGI), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), el Programa de la ONU para el Medio Ambiente y el Banco Mundial.