Según los datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en el mes de marzo se han registrado 53 muertes o desapariciones de migrantes en el mar Mediterráneo camino de España, lo que supone un 178,9% más que en el mes de febrero, cuando se produjeron 19.

En el primer trimestre de 2019 se han contabilizado un total de 134 fallecimientos o desapariciones de personas intentando llegar a España por la ruta occidental del Mediterráneo. El mes más trágico fue enero, con 62 muertes o desaparecidos contabilizados. Si bien en febrero se produjo una reducción en un 70% en el número de muertes con respecto a enero, en marzo se han visto incrementadas casi un 179%.

Varias organizaciones sociales han denunciado el recorte de los medios de rescate de embarcaciones en el Estrecho y en el mar de Alborán, así como la militarización de estos recursos. También han criticado la presión a Marruecos para que sea este país quien realice las labores de rescate y sea destino de las personas migrantes, a pesar de las flagrantes violaciones de derechos humanos que padecen en el país alauí.

Las organizaciones de derechos humanos, como la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) e Irídia y el Sindicato de Periodistas de Andalucía (SPA) han defendido que el rescate marítimo debe continuar siendo civil y que esté dotado de los medios personales y materiales necesarios para poder ejercer su actividad de forma proactiva y efectiva, tal como Salvamento Marítimo ha hecho hasta ahora.